SPORTYOU

Archivo
19 de octubre de 2019 19/10/19

Opinión

Opinión

Reconocible hasta de negro


  • 06 de marzo
    de 2014
  • Julián Ávila

Para un chaval fue normal que se frotase los ojos cuando accedió a la grada del Vicente Calderón. Le dijeron que iba a ver jugar a España y allí, en el césped, había un equipo de azul que jugaba contra otro con una camiseta negra con detalles fluorescentes y el balón ni lo llevaba Xavi ni Xabi Alonso. En la camiseta del jugador número 7 tampoco ponía David Villa, el 7 de España de toda la vida, y rezaba Thiago. Y, de delantero, veía a un espigado que ni se parecía a Fernando Llorente ni a Negredo ni a Torres. Era Diego Costa.

Luego, el chico se tranquilizó cuando distinguió a Iniesta, Cesc, Casillas, Ramos o Pedro. Y sobre todo, se vio fuera de la pesadilla cuando aquellos seres vestidos de negro movían el balón con una velocidad endiablada al primer toque. Ya no había duda, era la campeona del mundo. Su estilo. Era reconocible pese a que estrenase una de las indumentarias del Mundial: la negra. Fue la mejor noticia para el seguidor y para el propio Del Bosque.

Apareció la versión más clásica, pero luego tenía que meter mano a una Italia que llegó hasta Madrid con la única idea de mantener el cero en su portería. Prandelli no quería que su equipo volviese a casa con la camisa hecha jirones. Lo consiguió con un planteamiento ultraconsevador y se llevó una derrota por la mínima. Tampoco España buscó más. Entre la propuesta del contrario y sus propias fuerzas se diluyó un partido con más cartel que fútbol.

Lo mejor es que España recobró buenas sensaciones y que los pequeños siguen haciendo diabluras. El Mundial aún queda lejos, pero el hambre parece que sigue intacta para los más veteranos. Por descontado que los Thiago, Azpilicueta o Diego Costa están que se suben por las paredes. El último no hizo un buen partido en su estreno con la Selección, pero no hay demasiados elementos para establecer un juicio. Hay que dejarse guiar por la intuición. Y el delantero está dando motivos para confíen en él.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba