Archivo
16 de octubre de 2018 16/10/18

Opinión

Opinión

Suplentes desganados


  • 15 de abril
    de 2018
  • Iñaki Cano

Que el Real Madrid se lo jugará todo a la Champions League para salvar la temporada y agravar la del FC Barcelona pese a la Liga y a la posible Copa, es una ‘perogrullada’. Que en el Real Madrid actual, aunque ganen la 13ª Copa de Europa sobran algunos jugadores de la primera plantilla, es otra de Perogrullo.

Es cierto que frente al Málaga CF la intensidad por parte de ambos equipos brilló por su ausencia. Sin genio. Sin ganas. Con los brazos caídos y sin ganas de demostrar a los jefes que quieren seguir en la empresa. Entre que al encargado, Zidane, no le gusta cómo se juega y ellos, que no quieren demostrarle el fútbol que tienen en sus botas… la cruz está sobre sus cabezas.

En La Rosaleda, sin Cristiano Ronaldo, Kroos, Marcelo, Varane ni Modric, se pudo comprobar, yo al menos así lo creo, que el nivel deja bastante que desear para ser el Real Madrid, aunque en la Liga se jugase muy poco. Ni tan siquiera la presencia de nuevo como titular de Karin Benzema, cambió la desgana del equipo ni la suya. El francés, que estaba siendo muy criticado y estuvo en el banquillo frente a la Juventus, volvió a las andadas en Málaga. Y nunca mejor dicho, porque jugó andando.

Zidane, que esta temporada ha distanciado muchísimo a la unidad ‘A’ de la ‘B’ y con toda la razón del mundo, se habrá dado cuenta en la Costa del Sol de que en verano deberá reforzar su plantilla aunque gane la tercera Champions consecutiva. Exceptuando a Isco, Asensio, Lucas Vázquez, Nacho y a veces Kovacic, los demás, siendo muy buenos jugadores, están lejos al menos ahora de dar soluciones a su entrenador cuando las cosas no pinten bien.

Se habrán fijado ustedes que no he hablado de Gareth Bale, ¿verdad? Ni lo voy a hacer porque lo ha dicho todo su entrenador cambiándole en el descanso contra la Juventus y no convocándole para Málaga. No hay nada más que añadir señoría.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba