SPORTYOU

Archivo
4 de abril de 2020 4/04/20

General

El Rayo deja al Getafe herido de muerte

Javi Guerra, el goleador del Rayo

Era un partido a vida o muerte y eso se percibió desde el primer minuto. Pareció arrancar mejor el equipo de Fran Escribá, con mayor presencia e impidiendo al Rayo desarrollar el patrón de juego que tanto le gusta a Paco Jémez. Sin embargo, el gol de Javi Guerra, protestado por los azulones, cambió el signo […]


1 de abril de 2016 - Sportyou

Javi Guerra, el goleador del Rayo

Era un partido a vida o muerte y eso se percibió desde el primer minuto. Pareció arrancar mejor el equipo de Fran Escribá, con mayor presencia e impidiendo al Rayo desarrollar el patrón de juego que tanto le gusta a Paco Jémez. Sin embargo, el gol de Javi Guerra, protestado por los azulones, cambió el signo del derbi de la desesperación. A partir de ese momento, los vallecanos empezaron a funcionar, se les anuló un gol legal, con demasido suspense por parte del colegiado Jaime Latre, y  consiguieron tener el control del partido, con una apabullante posesión de balón y sin sufrir demasiado. La primera mitad, además del dramatismo que se percibió en cada acción y en cada protesta, estuvo marcada por la intensidad y por la batalla táctica, con cada equipo siendo fiel a su guión de partido. Llamativa resultó la roja a Yoel, el meta suplente del Rayo, que estaba en el banquillo.

La segunda mitad empezó por los mismos derroteros, con un Rayo mandón, buscando la profundidad de Pablo Hernández o Bebé, que fue un estilete, y un Getafe intentando hacer daño a la contra o en jugadas a balón parado. Vallecas reclamó un claro agarrón de Vergini sobre Llorente dentro del área. Escribá lo veía mal y decidió hacer debutar a Goitom, en lugar de Lacén, lo que obligaba a un cambio de dibujo, con solo dos mediocentros, Medrán y Juan Rodríguez. La fórmula no le funcionó porque el Rayo fue superior siempre en el centro del campo, con Trashorras mandando como casi siempre en la sala de máquinas. El gol de Miku sentenciaba el encuentro y dejaba al Getafe herido de muerte. Se le veía incapaz de reaccionar y atenazado por su delicadísima situación en la tabla y su caída libre en la segunda vuelta. Habrá que ver si la ciega confianza de Ángel Torres en Fran Escribá sigue vigente.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba