SPORTYOU

Archivo
10 de julio de 2020 10/07/20

Opinión

Opinión

Raúl, gracias por venir


  • 15 de febrero
    de 2011
  • Luis Villarejo

[FLASH https://www.youtube.com/watch?v=O18mpCorD7U w=640 h=385]

‘Danke fürs kommen’. Gracias por venir. Es la frase más repetida que escucha Raúl en los ciudadanos de Gelsenkirchen y en Dusseldorf desde que llegó el pasado verano a Alemania para afrontar una nueva aventura en su vida. A Raúl esa frase le da ánimos, le invita levantarse de la cama todos los días para entrenarse con la ilusión de un juvenil.

El trabajador español siempre fue valorado en Alemania. Es un prototipo de individuo serio que cumplió siempre con sus obligaciones laborales. Un emigrante eficaz, vamos. El paso del tiempo no ha borrado de la memoria ese perfil perfeccionista del español, que en estos momentos a otra escala ilustra Raúl en la Bundesliga.

Ahora que el gobierno de Angela Merkel abre las puertas a los profesionales españoles, que en los últimos meses presentan sus candidaturas para ocupar un oficio en la emergente economía germana, desde luego que si hay un exponente español de laboriosidad, ilusión y seriedad, que puede contagiar afecto por el estilo de vida en Alemania en la actualidad, ese es Raúl.

Siempre hay que estar receptivo. Y Raúl sigue siendo esponja. Absorbiendo nuevos conceptos del fútbol. Conociendo de verdad, por qué el aspecto físico de los futbolistas alemanes siempre fue privilegiado. Lo comprobó en pretemporada con el método Magath, un futbolista que tuvo un guante en su zurda, que ganó una Copa de Europa para el Hamburgo con un latigazo elegante que tumbó a la Juventus en 1983. Ahora como técnico, Magath aprieta. Es exigente. Suele ocurrir a menudo, que los entrenadores exquisitos apelen a reforzar el fuelle.

Este lunes llegó a Raúl a Valencia con el Schalke 04. Un club interesante, donde tras ganar al Friburgo el sábado, todo apunta a que José Manuel Jurado por fin ha convencido a Felix Magath para ser indiscutible. Raúl tuvo una cálida bienvenida y descansa en el nuevo y lujoso hotel Las Arenas, en la playa de Valencia, esperando con impaciencia volver a escuchar en Mestalla el himno de la Champions, su competición.

La vida de la UEFA Champions League y Raúl es paralela. Nacieron y crecieron juntos y para la UEFA Raúl es un futbolista especial, con unos números y un estilo que ha dado a este torneo con su participación la ocasión de convertirse en un negocio serio e imprescindible para los clubes europeos de elite.

El talento no tiene edad. Nos lo recuerda esta semana José Manuel Casado, autor de ‘El mantra del talento’, en una interesante entrevista de Federico Fernández de Santos en la revista Executive Excellence. Cuenta el autor y consultor que Ray Kroc fundó McDonalds con 53 años después de haber sido camarero y vendedor de batidoras.

En el fútbol la edad de la madurez llega al deportista a los 30 años. Raúl ha cumplido 32 años y es en el Schalke un perfecto aliado del club para aunar voluntades y echar una mano a un club solvente, que llena el Veltins Arena, y que cuenta con una afición que traslada cada quince días a 3.000 hinchas por todos los estadios de Alemania.

Raúl es un buen reclamo para la Bundesliga. Y en el Schalke, alrededor de Manuel Neuer, Howedes, Metzelder, Jurado, Farfán y compañía, intenta redimensionar un equipo muy joven, en plena transición, con una docena de incorporaciones que necesitan su tiempo para crecer.

Entretanto, Raúl mira de cerca la progresión de Julien Draxler. Tiene 17 años. La misma edad que él cuando comenzó esta novela del fútbol. Tiene buena pinta. En Mestalla, igual Magath le da un ratito en la segunda parte. Si el juvenil alemán es listo, seguro que aprenderá del maestro. Raúl regresa a Mestalla. Un estadio que se le dio bien siempre. Y sobre todo, con la selección. Aquel inolvidable partido contra Austria (9-0), con Pep Guardiola al frente, cuatro goles de Raúl y dos de Ismael Urzáiz., aún perdura en la memoria de los aficionados al fútbol.

Volver arriba