SPORTYOU

Archivo
19 de septiembre de 2019 19/09/19

Copa del Rey

Ramos ejerce de comandante ante el Girona

El capitán marcó dos de los cuatro tantos, uno de ellos de penalti a lo Panenka, que da ventaja al Madrid en los cuartos de final de la Copa del Rey


24 de enero de 2019 - Sportyou

Con Sergio Ramos como estandarte, el Madrid se fue con un buen 4-2 a favor de la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey. El Girona empezó muy bien, pero la reacción blanca fue imparable para los de Eusebio.

El Real Madrid arregló pronto un mal arranque. Tras tres córneres marrados en apenas cinco minutos de los blancos, el Girona aprovechó el enésimo desajuste defensivo para lanzar una gran contra que acabó en el 0-1. El gran centro de Raúl García encontró al ‘Choco’ Lozano, que llegaba sólo desde atrás, tras una pésima cobertura de Marcelo.

Pese al varapalo del gol, el Madrid reaccionó pronto, y Odriozola fue el héroe. El lateral derecho pegó una gran galopada desde el centro del campo, llegó hasta el área pequeña y cuando parecía que iba a fusilar a Iraizoz, cedió a Lucas Vázquez para poner el 1-1. El propio defensa vasco estuvo a punto de hacer el 2-1 en la siguiente jugada, pero su balón se estrelló contra el estómago del portero.

Con el Madrid apretando más, no fue hasta el final de la primera parte cuando Lozano barrió a Vinícius (un constante peligro en el área gerundense), lo que Undiano consideró penalti claro, algo que no hizo en una jugada anterior muy protestada. Sergio Ramos fue el encargado de disparar desde los once metros, y demostró que se ha especializado en penaltis a lo Panenka. Lleva pleno esta temporada desde ese punto: ocho de ocho. Para culminar la gran primera parte blanca, a excepción del despiste inicial, Benzema disparó un peligroso balón al palo.

El Girona no se rindió, no obstante. De hecho, igualaron la contienda por una inocente e involuntaria mano de Marcos Llorente en el área, que el capitán gerundense marcó sin piedad. La entrada de Isco entre pitos por Dani Ceballos dio el arreón final que necesitaba el Madrid. Fue de nuevo Sergio Ramos, el que con un centro de Marcelo, puso de cabeza el 3-2, para que Benzema pusiera el 4-2 a continuación después de una gran conexión entre el malagueño con Vinícius, de lo mejor del encuentro, que puso un gran balón para el galo. La conexión entre el brasileño y el francés, letal.

El partido, no obstante, estuvo marcado por los fallos de Undiano Mallenco. El colegiado fue muy protestado, tanto por unos como por otros, y sus decisiones y las del VAR siguen escociendo en la grada blanca, muy sensibles al asunto.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba