SPORTYOU

Archivo
6 de diciembre de 2019 6/12/19

General

Quirós se reconcilia con Augusta

Fue luciendo su sonrisa trasparente y sincera por las calles del Augusta National. El gesto de sus mejores tardes cuando no hay contratiempos, aquellas de salir por la puerta grande. Francamente vi al mejor Quirós, aquel de la última victoria en el desierto, en un recorrido no exento de sobresaltos y fallos. No me impresionó […]


8 de abril de 2011 Valentín Requena - Sportyou

Fue luciendo su sonrisa trasparente y sincera por las calles del Augusta National. El gesto de sus mejores tardes cuando no hay contratiempos, aquellas de salir por la puerta grande. Francamente vi al mejor Quirós, aquel de la última victoria en el desierto, en un recorrido no exento de sobresaltos y fallos. No me impresionó el resultado, liderato compartido con el norirlandés McIlroy, ya que su enorme talento algún día ha de emerger, además en un torneo de altos vuelos como es el Masters. A ser el que más largo pega, se unió ayer otra faceta muy importante en el golf como es la de patear bien en Augusta, lugar con los greenes más movidos que nunca vimos.

Pues todo eso tan bueno no me impresionó. Lo que realmente me hizo ver a un Quirós diferente fue su reacción a la adversidad, cosa que antes, según mi criterio era su Talón de Aquiles. En el hoyo catorce se produjo el único fallo de la jornada: un bogey (un golpe más sobre el par) que Álvaro concluyó con una sonrisa de oreja a oreja, y ese fue el detalle que me indujo a pensar que estábamos ante un jugador diferente. Él que había echado pestes de este campo cuando llegó por primera vez hace ahora dos años, ahora estaba en otra dimensión bien distinta. En otras ocasiones todo lo bueno que había conseguido se iba al traste en el primer contratiempo, pasando de un hoyo a otro de la alegría más exultante a la tristeza más profunda. Pero ayer las cosas fueron bien distintas. Supo reponerse con una sonrisa y con muy buen rollito y eso lo llevó al final a presentar una tarjeta con siete golpes por debajo del par, que teniendo en cuenta el escenario, es algo realmente espectacular.

Pero que nadie se llame a engaño y crea que el resto será un camino de rosas; rotundamente no. Decía ayer que el Masters es una carrera de fondo. Álvaro ha hecho algo muy importante, pero falta aún tres jornadas en las que cundirá el cansancio, los greenes se endurecerán, y lo que es más importante, se producirá el ataque inmisericorde de los grandes conocedores de este mítico campo como son los estadounidenses Phil Mickelson y Tiger Woods, los coreanos Choi y Yang, entre otra tropa de máxima cualificación. También es cierto que es muy difícil mantener el excelente nivel de juego que mostró Quirós en el día de ayer, pero nada es imposible y el jugador gaditano tiene talento para exportar.

Lo que sí parece que está quedando claro es que el vencedor del Masters ha de ser en otra ocasión un jugador ajeno a la tierra, tal como hemos visto al término de la primera jornada y además joven. Entre ellos puede estar, por qué no, Sergio García, después de su particular travesía del desierto. Ayer terminó con tres bajo par, un resultado muy bueno teniendo en cuenta del campo que estamos hablando, con unos greenes que parecen un tsunami.

Y hablando de la última gran tragedia que asolado al planeta, me estoy refiriendo al terremoto y posterior tsunami de Japón, el joven jugador nipón Ryo Ishikawua, una de las figuras más prometedoras del golf internacional, ha declarado que donará todos sus ingresos de este año, que será un montante serio, para ayuda a su país. Sí, señor, con un par ….

Jiménez también ha estado muy en su línea, es decir muy regular, y ha terminado por debajo del par. Miguel Ángel es un jugador que va poco a poco, y más aquí en Augusta, consciente de que lo importante es llegar bien colocado a la última jornada del domingo.

El que tendrá que mejorar será Chema Olazábal, porque no olvidemos que al término de la segunda jornada se producirá el corte y podrán quedarse el fin de semana los setenta mejores, aproximadamente. Teniendo en cuenta su estado de forma y de salud, creo que el vasco ha estado mejor de lo que todos pensábamos.

En resumen, que yo particularmente estoy más esperanzado que ayer en que el golf español pueda poner en su armario la quinta chaqueta verde. ¡Qué tendrá esa prenda con lo fea que es!

Temas relacionados: , ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba