Archivo
17 de noviembre de 2018 17/11/18

Opinión

Opinión

Qué difícil es seguir el baloncesto


  • 29 de enero
    de 2009
  • Miguel Gutiérrez

Nuestro reportero Dani Senovilla acudió esta semana a la presentación del libro ’25 años de ACB en imágenes’. Él es muy joven y sólo conoce a algunos de los protagonistas de ese álbum: Herreros, Gasol, Navarro, Rudy, el sempiterno Aíto… Otros, sin peinar canas todavía, recordamos también a Kevin Magee, Drazen Petrovic o John Pinone, además de los clásicos Epi, Jiménez o Solozábal, a los que homenajea Loquillo en ‘Memorias de jóvenes airados’, su último videoclip.

Este ataque nostálgico viene a cuento de lo mucho que ha cambiado este deporte a lo largo del último cuarto de siglo y, especialmente, en los últimos años. El baloncesto se mueve a velocidad vertiginosa, dicho sea en el sentido más negativo de la expresión. Los jugadores van y vienen sin echar raíces ni, en la mayoría de los casos, permitir que los identifiquemos con un escudo; los equipos cambian de nombre y de colores con las veleidades de sus patrocinadores; los torneos cambian de nombre y de formato como si sólo quisieran darnos esquinazo; y la televisión…. mejor no hablar de la televisión.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba