SPORTYOU

Archivo
21 de agosto de 2019 21/08/19

General

Pouille será el primer rival de Nadal en Montecarlo

El Masters 1000 de Montecarlo ya ha dado comienzo y todo está preparado para ver el debut de Rafa Nadal en el cuadro final. El mallorquín, campeón ininterrumpidamente entre los años 2005 y 2012, aspira en esta edición a conseguir su noveno título en el Principado de Mónaco, en una de las pistas de tierra […]


14 de abril de 2015 TENNISTOPIC - Sportyou

Lucas Pouille

El Masters 1000 de Montecarlo ya ha dado comienzo y todo está preparado para ver el debut de Rafa Nadal en el cuadro final. El mallorquín, campeón ininterrumpidamente entre los años 2005 y 2012, aspira en esta edición a conseguir su noveno título en el Principado de Mónaco, en una de las pistas de tierra batida que más alegrías le han brindado en su trayectoria deportiva. El número cinco del mundo, que parte en este evento como el tercer cabeza de serie por las ausencias de Murray y Nishikori, hará su debut mañana en la arcilla monegasca ante el joven francés Lucas Pouille, que derrotó al austriaco Dominic Thiem por marcador global de 6-4 y 6-4.

Nadal se enfrentará en Montecarlo ante un rival que no conoce, un nuevo valor francés con ganas de demostrar su valía. Un tenista con desparpajo y talento suficientes como para poner en aprietos a un rey de la tierra falto de confianza y con ansiedad por la falta de victorias. El español, que se juega en la gira europea de arcilla seguir demostrando su hegemonía en la superficie más lenta del circuito, tendrá enfrente mañana al número 108 del mundo. Pouille nació el 21 de febrero de 1994 y con 19 años ya ganó en Roland Garros ante Alex Kuznetsov su primer partido de Grand Slam. Sin embargo, su progresión fue lenta y sus mejores resultados en el circuito no llegaron hasta estos últimos meses: los octavos de final en París-Bercy derrotando a tenistas de la talla de Nieminen, Karlovic y Fognini le pusieron en el mapa de las promesas a tener en cuenta y las semifinales en Auckland desde la fase previa acabaron por confirmar que era un diamante en bruto todavía por pulir.

Ante Dominic Thiem, Lucas Pouille hacía frente a uno de sus grandes retos. Agraciado con una invitación por parte de la organización y enfrentándose a un tenista con más experiencia y mejor ránking ATP, debía superar la primera ronda si quería ver cumplido su sueño de irrumpir por primera vez entre las cien mejores raquetas de la clasificación mundial. Su comportamiento en la pista fue soberbio. En un encuentro lleno de roturas de saques, de idas y venidas, el francés estuvo por delante en el marcador en casi todo momento, construyendo su juego a través de su golpe de derecha y obligando a su oponente a golpear más allá de la línea de fondo. El austriaco, que no pudo meterse dentro de la pista durante gran parte del duelo, vio como sus opciones se evaporaban según avanzaba el mismo.

Pouille, que nació en una población perteneciente al distrito de Dunkerque, reside en París y será la primera piedra en el camino de Rafa Nadal hacia su noveno título en el Principado de Mónaco. Un jugador equilibrado, sin debilidades en ninguno de sus flancos y con la clase y la habilidad para establecer intercambios largos en el fondo de la pista y llevar la iniciativa del punto para cerrar con un golpe ganador. En Montecarlo, y ante el rey de la tierra, un chico de 21 años sin nada que perder y con una ambición: ser el francés que derrotó a Nadal en polvo de ladrillo.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba