SPORTYOU

Archivo
8 de julio de 2020 8/07/20

Fútbol

En Portugal no guardan buen recuerdo de Lopetegui

Julen Lopetegui, durante su etapa en el Oporto

El nuevo seleccionador español salió del Oporto por la puerta de atrás -muy criticado por el presidente del club y enfrentado con la prensa- tras temporada y media al frente


21 de julio de 2016 - Sportyou

Julen Lopetegui no acabó bien su etapa en el Oporto. Poco antes de ser despedido a mitad de esta temporada, el técnico había cargado duramente contra la prensa portuguesa. “Sé que algunos de vosotros me queréis despellejar, cortar en trozos y alimentar mentiras”, dijo en un momento de la campaña en el que su equipo era segundo a dos puntos del líder.

Una periodista portuguesa de ‘RTP’ presente en su presentación como seleccionador español este jueves dejó ver que el técnico no dejó un grato recuerdo en el país vecino en su temporada y media en Do Dragao. En su primer año al frente del equipo, el Oporto acabó segundo a tan solo tres puntos del Benfica, mientras que cayó apeado en cuartos de final de la Champions League ante el Bayern de Múnich pese al 3-1 cosechado en la ida en casa. En su segunda temporada, el equipo de Lopetegui cayó en la fase de grupos de la Champions y marchaba tercero a cuatro puntos del Sporting de Lisboa cuando fue despedido.

Las ‘rajadas’ del presidente del Oporto

Después de que se confirmara su cese en Portugal, Lopetegui fue el único que dio la cara ante los medios para defender a los jugadores, ya que la política del club no contemplaba otros portavoces. Él no entendía su despido, pero el presidente del club, Pinto da Costa, fue muy crítico con su labor: “No se puede decir que fue una apuesta ganadora, porque no ganó nada. Será un entrenador de éxito en el futuro, pero no ha sabido integrarse en el fútbol portugués y trató de traer a muchos jugadores de fuera. No quiso comprender que las cosas no eran exactamente como había pensado”.

Da Costa estaba dolido con él porque el club le había dado “todo lo que había pedido”, pero cree que Lopetegui no respondió: “Insistió en la contratación de Imbula, que vino por imposición suya, porque nos decía que era un Ferrari. Después vi que el Ferrari al final estaba para quedarse en el garaje. Contraté futbolistas que ni conocía, solo avalados por el entrenador. En el caso de Adrián me sentí engañado. Nunca había oído hablar de él, pero confié en él. La culpa es mía por confiar en quien no debía, pero no volverá a ocurrir. Dejé las contrataciones en sus manos y me aseguró que haría un gran equipo, pero algunos ni jugaban, y si no juegas en el Oporto es un fracaso”.

Volver arriba