SPORTYOU

Archivo
7 de septiembre de 2020 7/09/20

Opinión

Opinión

Por fin, borrón y cuenta nueva


  • 07 de septiembre
    de 2020
  • Iñaki Cano

Alguien tenía que ponerle el cascabel al gato de la Selección y ese ha sido Luis Enrique Martínez. El asturiano siempre fue un atrevido desvergonzado desde que comenzó a jugar al fútbol en su Real Sporting de Gijón. No le cohibía nada de lo que le propusieran ni en El Molinón, ni en el Real Madrid ni mucho menos en el FC Barcelona. Luis Enrique siempre buscó lo mejor para su equipo sin egoísmos, aunque él se la tuviera que jugar. Ahora, en el regreso con España, ha hecho la revolución que la Selección precisaba desde hace varios años.

Puede que el lavado de imagen de España le salga caro a Luis Enrique, pero había que hacerlo y ninguno de sus predecesores, ni él mismo antes, se habían atrevido a romper el molde de un equipo bicampeón de Europa y campeón del mundo en Sudáfrica en 2010. Con permiso de los verdaderos protagonistas, los jugadores, los focos de la Selección se los tiene que llevar Luis Enrique por haber llamado y haber hecho jugar a España a algo distinto a lo que veníamos viendo. Y por hacerlo con una gran mayoría de futbolistas con poco nombre pero con mucha hambre. En dos partidos, Alemania y Ucrania, cuatro puntos y una sensación de poso futbolístico que da para ilusionarse con unos chavales que estaban tapados por una generación que nos llenó de gloria.

La nueva Selección no es sólo Ansu Fati, que ahora con el calentón de su partidazo contra los de Shevchenko, nos puede tener enamorados y embelesados. Luis Enrique ha mantenido a algunos como Sergio Ramos, Navas, De Gea, Thiago o Busquets, pero Lucho que es único, llamó e hizo debutar en ésta semana a gente que no nos lo hubiéramos imaginado, como Óscar Rodríguez, Eric García, Mikel Merino, Ferrán Torres, Reguilón o Pau Torres. Sólo con darles esa oportunidad y respetar a los veteranos, Luis Enrique se ha ganado el respeto y la confianza de los jugadores para un largo tiempo si se mantiene en ello tal y como hizo cuando aterrizó en el banquillo de Can Barça. Esto es para valientes y Luis Enrique lo es porque además en éste envite sabe que tiene mucho que ganar y poco que perder.

A la Selección de Luis Enrique, le faltan jugadores que pondríamos los 47 millones de seleccionadores que hay en España, pero salvo algunas mínimas excepciones que irán entrando, esto es lo que tenemos por delante para los próximos años y tiene muy buena pinta. Estos jugadores son los que tienen que sentar las bases de un futuro que estoy convencido tendrá éxito. Tenemos que tener paciencia con ellos y con el Seleccionador que ha enseñado su libreto con un equipo muy pesado en la presión, muy profundo, ofensivo y muy agresivo con y sin balón. Si tenemos suerte de cara al gol, presiento que tendremos mucha fiesta con la Selección.

Temas relacionados: , , ,
Volver arriba