SPORTYOU

Archivo
10 de agosto de 2020 10/08/20

General

¿Es lícito fichar a un niño de seis años?


19 de febrero de 2009 - Sportyou

Michel Platini, presidente de la UEFA, ha sido muy claro: “Pagar a un niño por chutar una pelota no es muy diferente de hacerlo si trabaja en una cadena de producción. En ambos casos se está explotando al menor“. Hay clubs como el Manchester United y el Arsenal en Inglaterra, o el Real Madrid y el Barcelona en España, que están comenzando a basar su política de cantera en fichar a ‘niños de diamante’, a fin de que acaben de formarse como futbolistas en sus filas.

Los ejemplos, que vemos en la portada de este jueves en SportYou, más claros son Lionel Messi, considerado por muchos como el ansiado heredero de Diego Armando Maradona, y Samuel Eto’o, actual máximo goleador de Europa. Ambos llegaron a España cuando apenas eran unos púberes y han acabado convirtiéndose en jugadores de referencia en todo el mundo. El mejor ejemplo español es el caso de Cesc Fábregas, al que Arsène Wenger se llevó de La Masía siendo un adolescente.

[FLASH https://www.youtube.com/watch?v=10FKWOn4qGA]

La discusión ética llega cuando surgen jóvenes figuras, como Madin Mohammed, un joven niño argelino de sólo 6 años que es capaz de hacer maravillas con un balón que le llega prácticamente a las rodillas. Media Europa se lo está rifando, ya que le ven como el sucesor de Zinedine Zidane, por su técnica, sus regates y su velocidad. Chelsea y Real Madrid ya se han interesado por él, y de momento es la Federación francesa la que le ha acogido para cuidar de su futuro y fomentar su clarísimo potencial. Otro asunto son las posibles cifras desorbitantes o promesas de futuro que puedan ofrecerle clubs como los citados, algo que a sus padres les puede resultar más que atractivo tanto para ellos como para el propio niño.

¿Deben los padres permitir que su hijo hipoteque su futuro ante una posible carrera futbolística a tan temprana edad? ¿Es lícito que los clubes hagan cantera fichando a infantes tan jóvenes?

Volver arriba