SPORTYOU

Archivo
4 de junio de 2020 4/06/20

Opinión

Opinión

¡Qué falta de respeto con el himno español!


  • 05 de marzo
    de 2015
  • Iñaki Cano


Ya tenemos pitada general para el 30 de mayo. La primera Final de Copa que presidirá Felipe VI como “suya”, será como las que presidió su padre con el Barcelona, el Athletic Club y sus aficiones dando la nota. Volverán a jugar otra final de la Copa de España los que más veces la han disputado, 37, y que tristemente son recordadas porque una gran parte de sus aficionados se han impuesto con sus silbidos a las notas del himno nacional de todos los españoles. De los de la izquierdas y de los de derechas. Del norte o del sur. De aquellos que lo sienten como suyo y de los que no lo consideran propio pero que educadamente lo respetan.

Los presidentes de los dos equipos seguirán excusándose y diciendo que ellos respetan. Que son sólo unos cuantos aficionados los que no demuestren la educación que tienen los clubes que presiden. Nunca me gustó mezclar política y deporte, pero últimamente cada final de Copa es un espectáculo desagradable por culpa de una buena parte de las aficiones del Barça y del Athletic. Sí. Una mayoría escandalosamente ruidosa, que impone sus notas chifladas sobre las que emite la banda de música.

La falta de respeto a una bandera o a un himno de cualquier país o región que quiera convertirse en nación, venga de donde venga, es algo que me repugna. Ahora que en los estadios quieren prohibir insultos a los árbitros, a jugadores de diferentes colores de piel. Ahora que cierran gradas por cánticos xenófobos, homófobos o por maltrato de género. En esta lucha actual en la que se expulsan a “aficionados” por ondear banderas anticonstitucionales. Ahora que estamos tan sensibilizados, desterremos de verdad todo tipo de violencia. Pero tengamos o mejor dicho, tengan ustedes señoras y señores que ostentan el poder político, lo que hay que tener para sancionar al Barcelona o al Athletic si el 30 de mayo, gran parte de sus aficiones vuelven a insultar un himno y a un Jefe del Estado, que de momento es tan de ellos como mío, aunque no nos guste. Con la diferencia que un servidor, respeta todos los himnos y banderas del mundo.

Volver arriba