SPORTYOU

Archivo
1 de abril de 2020 1/04/20

General

La soledad del héroe Pedro

Pedro, el salvador del Barcelona en la Supercopa de Europa contra el Sevilla, vivió de una manera mnuy especial el que parece ser su último partido con la camiseta azulgrana. Antes del inicio del encuentro, le anuncio a su director deportivo, Robert Fernández, que se quería ir del club, según confirmó éste en TV3. A unas […]


12 de agosto de 2015 - Sportyou

Pedro en la Supercopa de Europa

Pedro, el salvador del Barcelona en la Supercopa de Europa contra el Sevilla, vivió de una manera mnuy especial el que parece ser su último partido con la camiseta azulgrana. Antes del inicio del encuentro, le anuncio a su director deportivo, Robert Fernández, que se quería ir del club, según confirmó éste en TV3.

A unas horas del partido, Pedro supo que no iba a ser el sustituto de Neymar y que ocuparía un sitio en el banquillo. Desde ese lugar, vio a su Barcelona golear al Sevilla, ponerse 4-1, y también cómo después los de Emery iban remontando hasta empatar. Luis Enrique, mientras, seguía sin darle oportunidad de jugar, hasta que llegó el inicio de la prórroga y las cosas no pintaban bien.

Pedro saltó al campo y en su cara se notaba que estaba pasando algo muy especial por su cuerpo y por su mente. Estaba jugando sus últimos momentos como azulgrana y soñaba con el gol que le diera la Supercopa a su equipo. Cuando se acercaba la tanda de los penaltis, apareció Pedro. Otra vez el tinerfeño volvía a salvar al Barça y desde el instante en el que el balón tocó la red sevillista su rabia contenida se desató. La celebración lo dijo todo. Tocándose el escudo del Barcelona, se elevó al cielo de Georgia mordiéndose los labios para no gritar todo lo que estaba sintiendo… además de la alegría.

Por si la celebración no había demostrado suficientes sentimientos, el momento de la entrega del trofeo fue más sintomático: se le vio apartado del grupo, apoyado en la barandilla del palco, buscando en el infinito los motivos de su inmediata marcha. Cuando Iniesta levantó el trofeo y sus compañeros saltaban de alegría, él aplaudió en la distancia y se abrazó cariñosamente con el amigo de todos, el delegado, Carlos Naval.

Después, Pedro bajó al césped y con la alegría de la tristeza se fotografió con la copa y con su capitán, Andrés Iniesta. Una última foto en solitario con el trofeo, que beso con pena en los labios para después buscar a Rakitic, entregarle la Supercopa y perderse entre la “alegría” de la cuarta fiesta azulgrana del año. La última de Pedro en el Barcelona si nadie lo remedia.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba