SPORTYOU

Archivo
23 de septiembre de 2020 23/09/20

CSY

Patada del Madrid a su historia

Hace dos años, en el mes de agosto, España lloró de pena. Un accidente de Spanair en el aeropuerto de Barajas dejaba desoladas a muchas familias y a nuestro país con la lágrima suelta. Entre las muchas víctimas de aquel fatídico día estaba la madre del capitán de la selección sub-19 de Bulgaria y delantero […]


16 de junio de 2010 Iñaki Cano - Sportyou

Hace dos años, en el mes de agosto, España lloró de pena. Un accidente de Spanair en el aeropuerto de Barajas dejaba desoladas a muchas familias y a nuestro país con la lágrima suelta. Entre las muchas víctimas de aquel fatídico día estaba la madre del capitán de la selección sub-19 de Bulgaria y delantero centro del Madrid cadete, Martín Mario. Acababa de dejar en la capital de España a su hijo. Después de pasar varios días con él en Madrid, conociendo la residencia donde viven y estudian los canteranos blancos y visitando las instalaciones de Valdebebas, almorzó en la cafetería de la ciudad deportiva con Martín. No sabía que era la última vez que vería a su hijo.

Aquel accidente partió a una familia de inmigrantes búlgaros. Una familia que ha vivido separada en cuerpo y alma desde entonces. El padre en Las Palmas, Martín Mario en el Real Madrid y la madre que le dejó en la casa blanca en el cielo.

El Real Madrid ha considerado que el joven de 17 años ya no le sirve. Martín Mario ha jugado casi todos los partidos la pasada campaña, marcando más de 20 goles. Hace unos días le dijeron que se podía marchar libre ya que la próxima campaña no iba a jugar mucho.

Desconozco si es tan bueno como parece o si es un petardo de jugador (con esos números no puede ser malo) pero lo que me duele de verdad es que con Santiago Bernabéu y Raimundo Saporta esto no pasaba. El club que preside Florentino Pérez siempre ha sido señorial y sensible con sus jugadores, mayores o pequeños, y con sus vidas. Siempre ha sido un club señor. Estoy seguro de que Florentino Pérez no se ha enterado de esta historia. Si la conociese, se habría preocupado de que le buscasen otro equipo al chaval. ¿Por qué pasa esto? Ramón Martínez y su equipo están haciendo una limpieza con todo lo que huela a la etapa anterior, con todo lo que huela a Michel..

Martín Mario está ahora sorprendido, pero no dolido. Bien sabe que el dolor es otra cosa. Paseando por Las Palmas mira al cielo y sólo tiene la rabia de no entender en qué ha fallado. El quería triunfar en el Real Madrid y no le han dejado pese a haber cumplido en estos dos años. La rabia de la ausencia es aún más mayor ya que mirando al cielo, recuerda la última vez que estuvo con su madre almorzando en el restaurante de la ciudad deportiva. Después, la vida le cambió completamente. En dos años, superó la adversidad de la distancia y ahora tendrá que poner en práctica todo lo que en el Real Madrid, anterior a éste, le enseñaron para ser correcto y no mostrar públicamente su malestar. Ahora lo que quiere es ser feliz con el fútbol ¿Jugar en el Barça y ganarle al Real Madrid? Puede ser y además a la vuelta de la esquina, ya que los blaugrana le quieren.

Lo deportivo siendo importante, ahora es lo de menos. Lo que me ha conmovido, es la poca o nula sensibilidad de algunos que representan al Real Madrid actual. El poco corazón que tienen con un jugador, con una persona, con un niño que pierde a su madre en el accidente de Spanair por traerle a Madrid para probar por el equipo de D. Santiago Bernabéu. Dos años después y con los deberes bien hechos le despiden sin razón y sin corazón. ¿Era caro? No. A Martín Mario le pagaban el colegio y la residencia y 300 euros mensuales para gastos. No quiero creer que haya sido por dinero, por muy justitos que estén de presupuesto para la cantera. ¿No le quedan clubes amigos al Madrid? Seguro que muchos.

“Sólo puedo dar las gracias por estos años”, dice el chaval. El Madrid fue considerado el mejor Club del Siglo XX, no sólo por ganar títulos sino también por ser un club ejemplar en lo grande y en lo pequeño. Con Martín le ha pegado una patada a su historia.

Volver arriba