SPORTYOU

Archivo
17 de agosto de 2019 17/08/19

Opinión

Opinión

Para ganar no basta con el escudo


  • 30 de julio
    de 2012
  • Iñaki Cano

Juan Mata, durante el España-Honduras de Londres 2012

Además de los postes y los penaltis no señalados a su favor frente a Honduras, la Selección española de fútbol ha fracasado estrepitosamente en estos Juegos. Ni ha jugado como lo hizo en el pasado Europeo Sub 21 ni se ha comportado como deben hacerlo jugadores de ese nivel. Luis Milla no ha encontrado en ningún momento el juego ni el estilo a los que estos mismos jugadores nos tenían acostumbrados. La concentración, desde mi humilde punto de vista, nunca dio sensación de poder alcanzar algo positivo en Londres, de donde ya saben que se tendrán que marchar antes de lo previsto. Sin nombrar a nadie, los jugadores que han participado no han estado a la altura esperada. Ni los campeones de Europa ni tampoco los que estuvieron desde el primer día a las órdenes de Milla.

Esta Selección, que es la del futuro del fútbol español, ha dejado mucho que desear. Tanto en los dos amistosos previos a los Juegos como en los dos oficiales me ha dado la impresión de que pensaban que tan solo con el escudo y la estrella se podían ganar partidos y se ha visto que no ha sido así. La defensa, el centro del campo y los delanteros han sido unos desconocidos para nosotros, para los rivales y para el mundo entero, que esperaba ver una réplica de la campeona del Mundo y de Europa y se ha encontrado con unos jugadores “normales” para lo que el fútbol español está acostumbrado.

Es verdad, y ahí puede estar la clave de la eliminación, que España ha llegado en plena pretemporada. Todos fuera de forma y sin fondo físico suficiente como para desarrollar el fútbol al que estamos muy mal acostumbrados. La RFEF se equivocó con la reunión de la Selección tan cercana a los Juegos. Esta Selección no debería haber tenido vacaciones o éstas debieron ser más cortas, ya que no se pueden afrontar grandes competiciones con la toalla playera en la cintura ni con las chanclas llenas de arena. Unos Juegos son algo muy serio y más aún cuando se lleva tanto tiempo sin acudir a ellos. Todo esto se agrava si tenemos en cuenta quiénes somos en el concierto del fútbol a nivel de selecciones. Pretender llegar y besar alguna medalla sin estar en forma es imposible y a las pruebas, tristemente, me remito.

De ahora en adelante, con el pecho hundido como estamos, deberemos aplicarnos el cuento y hacer las cosas bastante mejor. Ya sabemos que si nos clasificamos para Rio 2016 los responsables deberán hacer los deberes correctamente. Este suspenso solo lo consiguen los malos estudiantes y aquellos que no estudian pensando que el profesor les va a aprobar solo por asistir a clase. Estos jóvenes jugadores tienen calidad, mucho fútbol y un futuro muy prometedor, pero este palo debe servirles, y a nosotros también, para aprender. La juventud a veces es sobradamente osada aunque esté preparada de sobra. Para ganar hay que trabajar antes, durante y después. Hay que quedarse incluso sin vacaciones si es necesario y concentrarse juntos, y todos mucho más tiempo, como han hecho los de baloncesto o balonmano, que pueden caer eliminados también pero lo dudo, ya que la imagen que han dado es completamente distinta a la de las nuevas “estrellas” futbolísticas. Espero que se levanten y que crezcan deportiva y personalmente, ya que muchos de estos jugadores tendrán que defender los títulos de Europa y del Mundo que han ganado sus mayores. El pabellón está tan alto que no sirve con reunirse unos cuantos buenos peloteros y punto. El éxito de estos últimos años ha estado en la calidad, por supuesto, pero también en el trabajo y, sobre todo, en la humildad de unos campeones dentro y fuera del campo.

Temas relacionados:

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba