SPORTYOU

Archivo
30 de mayo de 2021 30/05/21

Opinión

Opinión

Los atletas ganan al ‘inventor’ del fútbol moderno otra vez


  • 30 de mayo
    de 2021
  • Iñaki Cano

Otra vez, Pep Guardiola se queda sin poder levantar ‘la Orejona’ fuera del FC Barcelona y aunque moleste, no la ha ganado pese a ser ‘el mejor’, según algunos o muchos que le admiran como entrenador, sin querer reconocer que cuando se alejó de la sombra cobijadora de Leo Messi, Xavi Hernández, Carles Puyol o Andrés Iniesta, no ha conseguido ganar la máxima competición del fútbol europeo por equipos.

Les prometo que no hay rencor ni revancha en esta columna. Lo que hay son datos para aquellos que no quieren ver. Tanto en el Bayern Múnich como en el Manchester City le pusieron a su servicio los jugadores que pidió costasen lo que costasen. Con los ‘sky blues’ cerca de mil (1.000) millones se ha gastado en City en cinco años para poder ganar la Champions League y sólo una vez ha llegado a jugar el último partido y lo ha perdido.

Guardiola, después de perder la final, no puede o no debe justificar que ya es un éxito haber llegado a Oporto. Intentar convencer de que el equipo ha perdido pero que han competido de maravilla. Sólo faltaría que no lo hubieran hecho. Excusarse en lo complicado que es llegar a esa final y ganarla. Decir que son nuevos en un partido así es tomarle el pelo al personal, o creer que somos… en fin, califíquense ustedes.

A Pep Guardiola, que para muchísimos es el inventor del nuevo fútbol, sin Messi y sin los campeones del mundo con España, se le ha visto el plumero otra vez. No quiero imaginarme lo que hubieran dicho si cualquier otro entrenador hubiera hecho experimentos en la gran final para después perderla como él. El entrenador celeste siempre que pierde busca respuestas envolventes que confunden a la gente haciéndoles pensar de si saben o no de fútbol, o si lo que a ellos les gusta es otra cosa que nada tiene que ver con lo que practica Guardiola cuando pierde.

Pep Guardiola, que ha embelesado a muchos con sus parrafadas y al que no se le puede negar su sabiduría cuando estaba rodeado de excelente jugadores, los mejores del momento, se le ven las carencias sin ellos aunque sea rodeado de jugadores carísimos. A Guardiola le confunde su exagerada creencia de que es el mejor y le pierde creerse de verdad que ha inventado el nuevo fútbol y que lo que importa es pasárselo bien tocando el balón y mareando a los rivales, aunque el portero rival no se ensucie ni los guantes, porque en la final de la Champions League no le tiren ni un sólo balón entre los tres palos.

Y sin ánimo de molestar. Otro ‘equipo de atletas’ vuelve a ganar una Champions League, tal y como el Real Madrid le ganaba a su Barça o sumaba la decimotercera Copa de Europa. Señor Guardiola, cuéntele a su jeque que es usted feliz estando en una final de la Champions y que se imagine el dueño lo que debe de ser ganarla alguna vez con lo que se gasta en sus caprichos.

Volver arriba