SPORTYOU

Archivo
11 de julio de 2020 11/07/20

Opinión

Opinión

Otra forma de 2-6


  • 22 de febrero
    de 2010
  • José Miguélez

Florentino Pérez estaba allí. Concedió al baloncesto la importancia que tiene cuando se trata de la Copa del Rey (esta vez incluso con la presencia de quien da nombre al trofeo pese a la hostilidad ambiental que efectivamente le esperaba) y viajó a Bilbao en vez de vivir en el Bernabéu la rutina futbolística ante el Villarreal (sólo llegó a tiempo de ver el sexto gol). Por un día, en su agenda ganó la canasta, sección a la que destina mucho más dinero del que en el fondo está convencido de deber gastar (unos 30 millones de euros sin rentabilidad comercial) y se llevó un disgusto.

El 80-61 en el marcador de una final sin contenido, resuelta desde el segundo cuarto, es otra forma de ese 2-6 futbolístico que escenifica desde mayo la hegemonía del Barça sobre el Madrid. Otra paliza incontestable similar al 57-79 liguero en Vistalegre.

Florentino no perdió la compostura, pero no entiende nada. Ha contratado al mejor entrenador, ha fichado a los jugadores que le han pedido, ha desestimado opciones más baratas que brillan en otros equipos, incluido ese Barça que ayer le pasó por encima, y tiene que soportar en directo una humillación. No encuentra una explicación, pero al oído, a la voz del “ya te lo dije”, vuelven a llegarle quejas por su decisión de poner la sección en manos de Antonio Maceiras, gestor durante 15 años del baloncesto en el máximo rival y durante otros tres del Akasvayu Girona, un proyecto millonario que no funcionó. Los románticos reclaman orden en la sección, alguien que domine las claves del deporte y las del propio club. No aceptan lo que parece: también aquí el Barça es intratable.

El caso es que el Madrid perdió, en presencia del jefe, por la mayor paliza que recuerda la final de la Copa desde que en 1987 adoptó este delicioso formato. El Madrid sigue siendo el rey de Copas (22 títulos frente a 21 azulgrana), pero no gana desde 1993. Cayó por 19 puntos ante el Barça, y en el único fin de semana del año que manda el baloncesto. Demasiado dolor madridista como para que salga gratis.

Artículo publicado en el diario ‘Público’

Volver arriba