SPORTYOU

Archivo
22 de julio de 2024 22/07/24

Opinión

Opinión

Los ojos de Llull son el coraje del Real Madrid


  • 22 de junio
    de 2017
  • Paco Navacerrada

La frase no es mía, es de Carlos Sánchez Blas, compañero y amigo de Onda Madrid, que escribió el otro día un artículo maravilloso sobre el Real Madrid de baloncesto. No quería yo dejar de escribir sobre el equipo liderado por Pablo Laso, cuyo final de temporada habrá sido decepcionante para muchos, pero siempre se puede ganar.

Cuarto partido del playoff final de la Liga ACB. Valencia gana al Real Madrid por 2-1 y tiene el factor cancha de su lado. Una victoria más y se habrá proclamado, por primera vez en su historia, campeón. En los tres partidos anteriores, el juego del Madrid había dejado mucho que desear. No era ese equipo pletórico, arrasador, que había dominado la temporada con puño de hierro. No debemos olvidar que el Real Madrid había sido primero, tras treinta y cuatro partidos, en la fase regular de la Liga ACB, y había sido primero también, después de treinta y dos encuentros, en la fase regular de la Euroliga. Pero el juego del Madrid había dejado mucho que desear. Y en ese cuarto partido del playoff final se notó demasiado.

La derrota en la Final Four de Estambul ante Fenerbahce supuso un punto de inflexión en la temporada blanca. Más allá de la superioridad turca en ese partido, el Madrid acusó el golpe y no pareció recuperarse en ningún momento de ese KO. Ni el tesón, ni el amor propio, ni su espíritu de lucha le sirvieron. El Madrid se dejó ir en el encuentro por el tercer y cuarto puesto ante el CSKA y afrontó la fase decisiva de la Liga ACB con muchas dudas.

Un equipo como el Andorra le llevó al límite. La victoria por la vía rápida contra el Unicaja no fue el antídoto para curar los males que arrastraba el equipo y que ni los ojos de Sergio Llull pudieron disimular. El Madrid tiene un equipazo y, como su historia obliga, estuvo con opciones en todas las competiciones que disputó. Pero solo con Llull muchas veces no llega. El Madrid depende en exceso de su MVP y eso Pablo Laso lo sabe. Pero también sabe que otros jugadores importantes no dieron la talla en este tramo final de temporada.

Puede que la gente se quede con este final en el que el Real Madrid no pudo llevar a sus vitrinas ni la Liga ni la Euroliga, pero el aficionado que acude fiel al Palacio de los Deportes cada partido no le reprochará nada. Porque toda esa gente ha mirado a los ojos de Llull y ha visto el coraje del Madrid, que volverá, la temporada próxima, a hacer vibrar el Palacio como los últimos seis años.

Temas relacionados: , , ,
Volver arriba