SPORTYOU

Archivo
23 de julio de 2024 23/07/24

Opinión

Opinión

Oblak y la suerte


  • 15 de abril
    de 2015
  • Ignacio de La Mata

Si Simeone tenía un plan era el de no encajar ningún gol. Cerrar, contener y luego aprovechar una jugada a balón parado, alguna prolongación o un rebote para generar algo: si puede ser, más ocasiones que juego. Es un guión que su equipo puede interpretar a la perfección y que suele recitar de memoria ante el Real Madrid. En los últimos derbis, el Atlético había maniatado el poder ofensivo del Real Madrid, cerrándole hasta desquiciarle. Ayer no, aunque el plan terminara saliendo. En la primera parte, el Atlético fue un coladero. Si el resultado no es malo es porque Simeone encontró una nueva estrella a la que encomendarse: Oblak. El portero desplegó un catálogo de paradas de todo tipo que consiguió mantener a su equipo en la eliminatoria. Ayer no brilló Cristiano, ni Bale, ni James. Tampoco Koke, Arda o Griezzman. Brilló un esloveno llamado Oblak. No digan 16 millones, digan 22 años.

El otro factor a favor del Atleti fue la suerte. Empezando por la aparición de su portero. Ni su fichaje ni su trabajo son fruto de la casualidad, pero Oblak es titular fortuito después de la lesión de un buen Moyá. La Diosa de la fortuna, que históricamente le ha sido esquiva al Atlético, parece dispuesta a devolverle al mundo rojiblanco lo que le debe. O eso, o está empeñada en cobrarle al Madrid todo lo que un día le dio. Desde aquel minuto 93, el Atlético no ha perdido un derbi. Y van 7. Ayer pudo perder de todas las maneras, y, sin embargo, no sólo salió vivo, salió reforzado. Según avanzaba el partido, el Atleti iba creciendo mientras el Madrid se iba temiendo lo peor: ni jugando bien le gana. Los de Ancelotti perdieron una oportunidad, los de Simeone ganaron una vida. Al final, en el teórico equilibrio de fuerzas, la balanza está ligeramente inclinada hacia los rojiblancos. Pero no digan suerte, digan Oblak.

Volver arriba