SPORTYOU

Archivo
7 de agosto de 2020 7/08/20

Opinión

Opinión

Nunca un ‘guiri’ inglés fue tan nuestro como Robinson


  • 28 de abril
    de 2020
  • Iñaki Cano

¡Qué pena más triste y más grande! Otro de mi historia que se me ha ido. Otro vacío en mi corazón. Otro disgusto y otro montón de historias a su lado que al recordarlas me erizan los cabellos y me dejan la piel de gallina. Michael Robinson, con su muerte, me hace rememorar las veces que reímos juntos y cuántas me vaciló con lágrimas en sus ojos, de risa, al ver mi swing jugando al golf: “Porque eres mi amigo, porque si no jamás saldría contigo a un campo de golf a pasear… imagínate a jugar”.

Siento su muerte como la de alguien que sin ser de mi familia siempre estaba cercano a los míos y a mí. Michael llevaba años viviendo en casa, en mi coche, en mi trabajo y por lo tanto en mi vida. Se me hará muy doloroso y muy extraño volver a ver el fútbol televisado sin escuchar los ‘palabros’ de mi amigo ‘El Guiri’.

Cómo jugador de Osasuna nunca se alejó de mi micrófono ni dejó de sonreírme ante una pregunta quizás molesta para el momento. Siempre con su lengua de trapo me respondió sonriéndome y mostrándome su enorme y resplandeciente dentadura. Siempre fue cariñoso, amable y dispuesto a lo que hiciera falta con tal de echarme una mano en la profesión.

No podré jamás olvidarme de su insistencia por hacerme compañero suyo en Canal Plus. Primero fue Alfredo Relaño y ante mi reticencia a la novedosa aventura, no dejó de intentarlo Robinson. Cuando ya se me pasó el arroz, ‘El Inglés’ siempre me recordó que le debía una y que se la iba a pagar más pronto que tarde. No pudo ser amigo y lo siento de verdad porque me hubiera gustado aprender de ti.

No fuimos compañeros de trabajo pero sí de viajes. No olvidaré las interminables sobremesas que casi hacía que por poco no llegásemos tarde a los partidos de las ocho. Historias, consejos, risas y llantos. Todo en tres horas de digestión antes de enseñarnos ‘su’ fútbol por televisión.

Gracias Michael Robinson. Descansa en paz. Nunca caminarás solo y no, nosotros tampoco porque tu sabia luz futbolística y televisiva seguirá brillando y alumbrándonos a todos los que has dejado aquí, sin ti, pero eternamente contigo.

Volver arriba