SPORTYOU

Archivo
22 de octubre de 2019 22/10/19

Opinión

Opinión

El ‘no’ insulto de tu hermana


  • 27 de octubre
    de 2015
  • Andy Stalman

Javier Mascherano durante un partido con el Barcelona

Faltaban menos de diez minutos para el final del partido. Balón por la derecha del ataque del Eibar que cierra Mascherano. El línea da saque de banda para el equipo vasco y el ‘Jefecito’ se da vuelta y, con toda la bronca, le suelta: “La concha de tu hermana….” La jugada sigue y, segundos más tarde, por el ‘pinganillo, el primer asistente avisa al árbitro de lo sucedido. Roja directa para Mascherano.

En el acta, el árbitro Del Cerro Grande refleja la expulsión por decirle: “La concha de tu madre”. Se empieza a hablar de “defecto de forma”. Algunos a preguntarse, si “la concha de tu … (lo que sea)” es un insulto en España. También existe la variante con “la concha de su …” y muchas otras más. Y si no es un insulto, ¿es punible un ‘no’ insulto? La mayoría de idiomas no se rigen por cánones lógicos.

Con el Clásico a la vuelta de la esquina, las especulaciones se empezaron a ir de madre. Entre los antecedentes cercanos, dos partidos de suspensión a Damián Suárez, por haber dicho “la concha de tu madre”. Salvo excepciones puntuales, todos los medios y comunicadores comentaron el asunto, y “la concha de tu … (completar con lo que corresponda)” inundó las tertulias en radio y televisión, los noticieros y las páginas de los periódicos.

Nunca una ‘concha’ había dado tanto de sí. Curiosamente en el diccionario de argentinismos podemos leer: “… más irritante todavía es que el argentino no sólo no ocupe la posición de idioma mundial que por su riqueza insultante le correspondería, sino que ni siquiera se le reconozca como idioma autónomo.” En Argentina, o mejor dicho, para un argentino, decir “la concha de tu ….” es parte del lenguaje. “Aguante Argentina, la concha de su madre”, dijo Leo Messi, micrófono en mano, ante un Camp Nou abarrotado celebrando los títulos ganados en la temporada 2009/10.

No es que se diga todo el tiempo en todo lugar, pero dentro de una campo de fútbol y a doscientas pulsaciones por minuto, no es algo que llame la atención. El fútbol ha generado un interesante debate sobre el uso lingüístico de palabras que en el mismo idioma, en diferentes países, significan cosas distintas. Ha provocado que se plantee si un insulto en otro idioma es un insulto. Según el Urban Dictionary en un país anglo parlante el árbitro hubiese entendido “Your mother’s sea shell”. Se ha discutido si una ‘puteada’ en voz alta, es o no agresión al árbitro o sus asistentes. Y sobre todo, lo ha quedado claro, es que el línea no tiene ni una madre ni una hermana, que se llame Concha.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba