Archivo
18 de octubre de 2018 18/10/18

Opinión

Opinión

No hemos inventado nada


  • 11 de octubre
    de 2018
  • Paco Navacerrada

‘No hemos inventado nada, nos amamos con palabras que otros se dijeron ya’, afirmaba Víctor Manuel hace ya unos cuantos años. Y es cierto, cualquier pareja de enamorados se habla con palabras y expresiones que ha aprendido con el correr de los años. En el periodismo sucede algo parecido. Las técnicas de comunicación ya se inventaron hace mucho tiempo y de un tiempo a esta parte una gran mayoría de la prensa se ha volcado, no muy para bien, sobre la figura de Gareth Bale.

Yo creo que el galés no es la alegría de la huerta, eso salta a la vista. No es muy locuaz, no se le ve en saraos ni de tapas ni trasnochando ni habla con la prensa ni da titulares. Incluso se dice que no habla ni una palabra de castellano, como si todo el mundo hablase con él y lo supiese de primera mano. Estas dos últimas semanas se le ha acusado de falta de compromiso, de borrarse del derbi al ser cambiado en el descanso, de aducir una supuesta fatiga para ser sustituido en el partido de Mendizorroza, de acudir a la llamada de su selección cuando debería estar en Madrid recuperándose para estar en perfectas condiciones de cara a los próximos y trascendentales partidos del Real Madrid. De todo eso y de muchas cosas más.

No han inventado nada. Desde que veo fútbol, hace unos cuantos años ya, cosas semejantes se han dicho de infinidad de jugadores del Real Madrid. De casi todos. Porque el Madrid es como el muñeco del pin pan pun y aguanta todo lo que le echen. No voy a enumerar uno por uno todos los jugadores de los que se han dicho cosas porque podría no acabar, pero el periodismo tiene la mala costumbre de cargar contra el débil. Y ahora, el débil se llama Gareth Bale.

No se debe olvidar que Bale hizo todo lo posible por llegar al Real Madrid. Luchó por ello. Es verdad que costó un poquito más de cien millones de euros, pero ese dinero ya está amortizado. Para ser Gareth Bale, sus números en el Madrid no son nada malos. Al contrario. Ha jugado 198 partidos y ha marcado 92 goles. Y de esos 92 tantos, algunos muy significativos, como el que le hizo al Barcelona en la final de la Copa del Rey de 2014. O el que le marcó al Atleti en la final de la Champions en Lisboa. O el más reciente, el de la final de Kiev al Liverpool, maravillosa chilena.

Pero ahora está de moda meterse con Gareth Bale. Pues que sepa todo el mundo que todo esto que está ocurriendo ahora ya ha sucedido muchas veces. El periodismo es poco original y se repite hasta la saciedad. Dejemos pasar los meses y ver lo que pasa en mayo. Entonces sí podremos hablar. Lo mismo Bale vuelve a meter un golazo y el Madrid gana la decimocuarta. Cosas más raras se han visto.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba