SPORTYOU

Archivo
4 de agosto de 2020 4/08/20

Opinión

Opinión

No diga galácticos, son ‘jugadores inversión’


  • 27 de julio
    de 2009
  • Elías Israel

Recién llegado de unos días de asueto, me llamó Tomás Roncero para que acudiese al Foro Ferrándiz-As donde Florentino Pérez ha contado esta mañana su proyecto. Florentino, con un micro delante, se sale muy poco del guión, repite hasta la saciedad su discurso: valores, madridismo, humildad, pregúntenle a Valdano. Incluso él mismo se sorprende de que le sigan invitando para no decir nada. Costó sacarle alguna perlita. Yo me quedo con su reconocimiento de que avaló de su patrimonio los primeros fichajes del Madrid en el año 2000 (Figo, Makelele y Flavio Conceiçao). Le metió un buen cate a la Peace Cup, le quitó importancia a las críticas de Laporta, pero sí dejó claro que su proyecto está basado en los ‘jugadores inversión’, o sea aquellos que su fichaje se paga con los ingresos que ellos mismos generan.

Por eso, a Florentino hay que leerle en lo que no dice. Le obsesiona vender pronto para poder afrontar algún fichaje final. Después del primer partido ante el Al Ittihad, la necesidad de fichar a Xabi Alonso se convierte casi en obligación. El Madrid necesita un jugador que maneje el tiempo de los partidos, que tenga buen desplazamiento en corto y en largo, además de un buen disparo exterior. Ese perfil sólo lo da Xabi. No lo va a comprar a cualquier precio, pero cerca de los 30 millones podria caer. Lo que ocurre es que Xabi no es, según la teoría de Florentino, un ‘jugador inversión’, aunque yo, que soy un romántico, pienso que no hay mejor inversión que ganar títulos jugando bien, como el Barça este año.

Al Madrid también le hace falta un lateral izquierdo porque ni Marcelo ni Drenthe van a poder con la presión del Bernabéu. El holandés no da el nivel en dicho puesto y sus carencias defensivas son evidentes. El brasileño dio buenas prestaciones como jugador adelantado la temporada pasada, en un invento de Juande Ramos, pero como lateral pierde porque tapa mal los centros cruzados y tiene excesiva tendencia al ataque.

Ribery también sigue en la recámara, pero se tienen que dar muchas carambolas. Ahora es tiempo de paciencia y, conociendo al personaje, hasta el 31 de agosto

Volver arriba