SPORTYOU

Archivo
13 de diciembre de 2019 13/12/19

Opinión

Opinión

Niños, escuchad siempre a mamá y a papá


  • 09 de marzo
    de 2013
  • Luis Martín

· El Barça gana al Depor pero no invita al optimismo
· Messi logra un nuevo récord mundial
· El Barça retira una pancarta crítica con Rosell

Bon dia.

Mi madre me enseñó que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, cuando era pequeñito, porque yo también he sido pequeñito.

En el debate televisivo celebrado durante las elecciones 2010, Rosell negó haber mantenido contactos con los Boixos Nois. Por dos veces le preguntó Agustí Benedito si existía ese acuerdo firmado. Las dos veces lo negó Rosell, que mintió a la audiencia de TV3 y a los socios del Barcelona solo unos días antes de las elecciones que le encumbraron a la presidencia. A Rosell le han pillado. Y al nieto de Casaus, Cardoner, también. Han mentido. Si este fuera un país serio, su mentira a los socios sería suficiente razón para irse a casa abochornados. ¿Hubiera sido el presidente más votado de la historia de haber dicho la verdad al votante? La primera duda le inhabilita para seguir ejerciendo de presidente. El caso remite a Laporta y al “cuñado’s gate”, el día que el entonces presidente negó que el hermano de su esposa tuviera algo que ver, o hubiera tenido, con la Fundación Francisco Franco. Laporta lo negó convencido porque nunca imaginó que alguien encontraría la manera de demostrarlo. O sea, como Rosell. La segunda duda es más dura incluso: si ha mentido en eso, ¿en qué más ha mentido el presidente supermaco?

El jueves apareció el documento firmado por Rosell, que incluía la cesión de la gestión de un bar dentro del campo, promesa hecha cuando siquiera habían sido convocadas las elecciones, con los siguientes grupos de seguidores: Grup Fidel, Nostra Ensenya, Almogàvers, KF, Supporters Puyol, Tòxics Ventura o los Unibarçataris. Y los Boixos Nois. Rosell intentó cumplir el pacto, pero los Mossos se lo quitaron de la cabeza desde el momento que vieron la lista con los nombres que iban a formar el selecto grupo de animadores del estadio. En enero, lo hicieron. Empezaron “pruebas” al margen de los socios y facilitaron 150 entradas a 10 euros. La SER lo denunció. Total, que se terminó el invento y ahora los grupos de jóvenes –y no tan jóvenes- están tan cabreados que se han declarado en huelga de animación porque se sienten víctimas de una bengala de la que reniegan y de la persecución policial. Hoy, contra el Depor, ni banderas ni nada.

En cualquier país decente, donde no fuera de bobos ser honesto, Rosell ya habría presentado la dimisión y con él se hubiera ido Cardoner, el nieto de Casaus, según consta en la tarjeta de visita que le hizo el club como vicepresidente. Su pecado no es hablar con los Boixos, su pecado es haber mentido.

Los Boixos Nois no engañan a nadie, son lo que son, lo que siempre han sido. Y lo que seguirán siendo. Los Boixos son los Boixos. Tu ves a un boixnoi y sabes de qué va la vaina. Con alguno te tomas una cerveza y con otros sales por patas. Siempre fue así. Pero camino del campo no engañan a nadie. Camino de la presidencia, Rosell mintió al socio. Y eso, como el amor que se le supone a los Boixos por el Barça, es para toda la vida.

A Laporta le sacó los colores Luis del Val, un ex directivo de Gaspart, y a Rosell los compañeros Jordi Borda y Xavi Campos, que leyeron el jueves en Catalunya Radio el documento.

Moraleja: niños, escuchad a mamá y a papá, que siempre tienen razón. Ya me lo decía mi vieja: se coge antes a un mentiroso que a un cojo.

Desde Barcelona, ciudad en la que hoy juega el Deportivo de La Coruña en el Camp Nou y Millet no verá el partido desde la cárcel, Luis Martín para Sportyou.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba