SPORTYOU

Archivo
16 de mayo de 2022 16/05/22

Fútbol Americano

La NFL vuelve a Los Angeles… pero no son los Raiders

Los Angeles Raiders

La mayor ciudad de California contará desde la próxima temporada con dos franquicias profesionales de fútbol americano, pero los fans echan de menos a 'su' verdadero equipo


14 de enero de 2017 Antonio Gil - Sportyou

Los Angeles es una ciudad con devoción por el fútbol americano. Perdón, Los Angeles es una ciudad con devoción por Los Angeles Raiders, y las dos dosis recientes de calmantes para saciar el ansia de los fans no han hecho efecto. Cuando los St. Louis Rams se mudaron a la ciudad californiana, el traslado pasó prácticamente desapercibido. Sin embargo cuando los San Diego Chargers aterrizaron de golpe y porrazo, casi sin previo aviso, en Hollywood, la acogida ha sido mucho peor.

Los problemas con la construcción de un nuevo estadio fueron los que obligaron a los Chargers a tener que buscar un nuevo destino. Fue entonces cuando Los Angeles sirvió de casa de acogida y volvió a tener dos equipos de la NFL, después de varias décadas. Por fin volvía a haber football de calidad al margen de la competición universitaria de la NCAA. Sí, de acuerdo, muy bonito, pero los Raiders siguen en Oakland… y el logo de Los Angeles Chargers es una versión cutre del LA de los Dodgers de béisbol. Por cierto, un logo que ha dado mucho juego para memes y camisetas que sirven como lienzo de la vergüenza ajena.

Roger Goodell, comisionado de la NFL, se ha puesto especialmente paternal con los fans de San Diego, y eso ha dolido mucho más todavía a los aficionados de los auténticos Raiders (los de LA, no los de Oakland). “Cualquier reubicación es dolorosa, tanto para el equipo como para la comunidad. Cualquier cambio de sede de un equipo es especialmente doloroso para los fans, sobre todo los de San Diego, que estuvieron respaldando a los Chargers durante más de 50 años. Pero la verdadera decepción es que no se ha podido solucionar el problema del estadio y por eso ahora hay que lamentar”. Claro, pero los fans de Los Angeles ahora vuelven la vista atrás y recuerdan cuando en 1980 se acogió a los Raiders por no poder cumplir la ciudad de Oakland con los requisitos mínimos exigidos a los estadios. En 1995 la sede originaria del equipo solventó todos sus problemas y el conjunto regresó a Oakland, dejando a LA sin una seña de identidad que trascendió lo deportivo para convertirse en algo cultural y social, que para colmo ganó un título de la NFL en Hollywood en 1983. ¿De verdad ahora esperan que los aficionados se encariñen de dos primos que a lo mejor se quedan a pasar un tiempo en casa pero luego vuelven con sus padres? La respuesta, de momento, está siendo no.

Volver arriba