SPORTYOU

Archivo
28 de septiembre de 2020 28/09/20

MLS

New York City se ahoga en su propia casa

new york city no gana

Lo del Yankee Stadium parece ser una maldición para New York City, que no consigue ganar en su casa y son cada vez más los partidos que pierde en él. Esa racha de siete jornadas sin perder quedó atrás. El equipo de Patrick Vieira jugó los últimos tres partidos en casa y solo sacó un […]


3 de junio de 2016 - Sportyou

David-vila-pierdeLo del Yankee Stadium parece ser una maldición para New York City, que no consigue ganar en su casa y son cada vez más los partidos que pierde en él. Esa racha de siete jornadas sin perder quedó atrás. El equipo de Patrick Vieira jugó los últimos tres partidos en casa y solo sacó un punto, pero lo que verdaderamente preocupa es que ya son ocho partidos sin ganar en casa. La última derrota se dio frente al Real Salt Lake, equipo con el que perdió por 3-2.

Pero las derrotas se están convirtiendo en un generador de enemistad entre hinchas y equipo. Los fans, que a pesar de los malos resultados han acompañado masivamente al equipo, empiezan a demostrar el malestar con sus jugadores y los abucheos constantes. Una situación que parece no cambiar con el pasar de las fechas.

Frente a Real Salt lake las cosas no salieron para nada bien. En la primera parte se generaron muy pocas acciones de gol, de hecho, la única con peligro la tuvo David Villa, tras un corner ejecutado por Pirlo. De resto, hubo que esperar al segundo tiempo para ver las emociones.

Al minuto 55 los de casa se fueron en ventaja con una gran acción individual del juvenil Jack Harrison, quien dejó hombres regados y con un remate rasante y pegado al palo venció a Nick Rimando. Pero la alegría no duró mucho, pues tres minutos después llegó la igualdad.

Yura Movsisyan recibió un balón largo y se giró en el área para sacar un disparo que no dio opción a Josh Saunders. Los de visita siguieron derecho con Juan Manuel Martínez. El Argentino sacó un potente remate que se devió en un defensa y se convirtió en el segundo para el Real Salt Lake. Para completar la mala fortuna, Frederic Brillant marcó en propia meta y dejó el 3-1 en el marcador. Sobre el 86 David Villa puso el 3-2 definitivo por intermedio de una pena máxima.

Volver arriba