SPORTYOU

Archivo
6 de julio de 2020 6/07/20

Opinión

Opinión

Nate Robinson hace historia


  • 16 de febrero
    de 2010
  • Daniel Blanco

Traspasamos por primera vez en esta columna de opinión los límites nacionales para viajar a EEUU y fijarnos en un chico bajito, de apenas 1.75, pero que ha ganado este fin de semana su tercer concurso de mates en la NBA. Desde que Spud Webb con su 1.69 ganara en Dallas el concurso de 1986, no se había visto nada igual hasta que en estos últimos años, el base de los Knicks de Nueva York ha repetido la hazaña.

Y es que se puede hablar de hazaña porque no es fácil saltar tanto siendo tan bajo. De hecho una de las fotos que han ilustrado su buena participación este fin de semana, delata un potentísimo ejercicio de salto, impropio en cualquier otro jugador.

Ya en 2006 cuando ganó su primer concurso en Phoenix había declarado que se lo intentaría poner difícil a sus contrincantes pero que no pensaba nunca en ganar. Lo hizo, al igual que el año pasado, y en este, pero evidentemente no se trata de un matador como conocíamos a los grandes de los ochenta y principios de los noventa. Robinson no suele hacer ni un solo mate en los partidos que juega con los Knicks, pero para el concurso tiene una habilidad especial.

También es cierto que los concursos de mates ya no son lo que eran. A años luz de calidad y de estética quedan los que nos brindaban en los 80, Dominique Wilkins y Michael Jordan. En uno de ellos, en Chicago, Jordan batió a Wilkins en un concurso para la historia. Mereció ganar el de los Hawks para muchos periodistas (para mí también), pero la estrella de los Bulls cautivó a los jueces con un mate soberbio saltando desde la línea de personal.

Robinson no hizo ni un solo mate que me levantara del sofá el pasado sábado, ni lo ha hecho en los tres concursos que ha ganado, pero está  de moda que la NBA publicite este evento por encima de las cotas normales. El All Star roza la infamia del aburrimiento en los últimos diez años, diría yo, pero… es un evento que hay que explotar.

Con esto quiero decir que el base de los Knicks merecerá, sin duda, la gloria en este concurso, pero no se han encontrado grandes innovaciones en los mates o en el estilo de los mismos. Alguno me dirá que es lógico porque pasan los años, pero claro, entonces que no se celebre, porque ya no vamos a ver ningún mate nuevo, a no ser que alguien se tire de las gradas en plan Superman, o que algún jugador decida hacer un mate sin ropa o algo por el estilo. Lo dicho, enhorabuena para Nate Robinson, pero anhelados tiempos de Jordan y Wilkins.

[FLASH https://www.youtube.com/watch?v=6DpAdJu9O8k w=640 h=340]

Volver arriba