SPORTYOU

Archivo
15 de octubre de 2019 15/10/19

Opinión

Opinión

Nash vs Ginobili: cuestión de olfato


  • 03 de mayo
    de 2010
  • Daniel Cana

Los Playoffs de la NBA continúan avanzando. De los dieciséis equipos que los comenzaron, ya están de vacaciones casi la mitad. Las semifinales de conferencia están servidas en el oeste: Lakers vs Jazz y Suns vs Spurs. En el este, la de Cavs vs Celtics comienza hoy y los Orlando Magic esperan al único séptimo partido que se jugará en primera ronda entre Milkaukee y Atlanta para conocer su rival.

Como novedades de 2010 hemos visto el debut de los jóvenes Thunder poniendo en muchos apuros a LA; Durant no fue tan efectivo como en la regular season pero tiene todo el futuro por delante, un buen compañero de viaje como Westbrook, un gran entrenador y ya conoce los playoffs. También comprobamos cómo Utah pese a las bajas elimina a Denver sin el factor cancha, la depresión de Rudy en Portland y a Wade quizá jugando sus últimos partidos en Miami, absolutamente sólo ante el peligro.

Pero sin duda lo más destacado ha sido la victoria de San Antonio Spurs ante Dallas Mavericks, en lo más parecido a un derby comparándolo con el deporte europeo que hay en la NBA. Dallas, segundo en la durísima conferencia oeste con lo que eso significa, vuelve a caer en primera ronda por tercera vez en cuatro años, y ante su mayor enemigo. Los Spurs es un equipo feo de ver, envejecido, cicatero por momentos, pero que conoce la competición, cuenta con la experiencia de Popovich en el banco y que este curso llega a la fase decisiva con Parker y Ginobili muy frescos tras no jugar la temporada completa. Recién comenzada la segunda parte del tercer partido de la serie ante Dallas, repleta de golpes y violencia, un codazo (sorprendente casi, pero lo pareció) involuntario de Nowitzki le rompe la nariz a Manu. El argentino aún así acaba el partido, colaborando a la victoria de su equipo y se permite ironizar en twitter sobre lo ocurrido. Pura competitividad. San Antonio elimina a Dallas 4-2 con sus viejas armas y aumentando la frustración de Mark Cuban.

Esta victoria nos conduce a otro clásico de los últimos años: enfrentamiento entre Phoenix y Spurs. Los tejanos han eliminado a los Suns en cuatro ocasiones de los cinco últimos playoffs jugados por los de Arizona. La última y más dolorosa, en una tremenda eliminatoria en 2007. 61 victorias en temporada regular, con Nash, Marion, Bell, Diaw y Stoudamire formando un quinteto espectacular, y Barbosa aportando desde el banquillo. Era por fin el año de los Suns. Arrasaron a Lakers en primera ronda…hasta que llegó San Antonio y comenzó el drama. Primer partido que ganan los Spurs con Nash sin jugar los últimos minutos por un corte en la nariz tras un choque con Parker; los médicos incapaces de cortar  la hemorragia a tiempo, y derrota. Segundo para Phoenix. Tercero para Spurs. 1-2 para San Antonio y llega el cuarto. Con el partido perdido para su equipo, a segundos del final, Robert Horry envía a Nash contra la mesa de cronometradores con un golpe barriobajero. Eso desencadena la salida como sendos resortes del banquillo de Diaw y Stoudamire, y según las reglas NBA la inmediata sanción de un partido para ambos. A Horry le cayeron dos, pero su “trabajo” estaba bien realizado. Phoenix ya no volvió a ganar partido alguno y fue eliminado.

Cuentas pendientes, por tanto (¿hay algún equipo que no las tenga con San Antonio?). Nadie creía este año en los Suns, pero han eliminado con solvencia a Portland y defienden más que en la etapa D’Antoni. Esa es la clave, y la buena noticia del rendimiento de Jason Richardson que supone que no toda la responsabilidad recaiga en Nash & Stat…¿será suficiente para superar el trauma con los Spurs?

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba