Archivo
18 de diciembre de 2018 18/12/18

Opinión

Opinión

Nadie llevará luto por ti


  • 19 de julio
    de 2018
  • Paco Navacerrada

Cristiano Ronaldo ya no es empleado del Real Madrid. El pasado lunes fue presentado como nuevo futbolista de la Juventus, equipo este que hace dos temporadas fue vapuleado en la final de Cardiff por el propio Real Madrid, y al que el propio Cristiano le metió dos goles. En Madrid no hubo manifestación en la puerta del palco de honor del Santiago Bernabéu por la marcha del portugués. Nadie se ha rasgado las vestiduras, ni tampoco nadie ha puesto el grito en el cielo afeando al presidente del club, Florentino Pérez, que haya permitido la venta de Cristiano.

Pero las cosas hay que decirlas aunque duelan. Que nadie se engañe: si Cristiano Ronaldo no va a jugar en el Real Madrid la temporada 2018-19 es porque el jugador no ha querido jugar en el club blanco. Así de sencillo. Cristiano tenía contrato en vigor y era el jugador mejor pagado de la plantilla. La afición le idolatraba, a pesar de sus salidas de tono cada final de temporada. Sin embargo, sus declaraciones nada más terminar la final de Kiev abrieron los ojos a más de uno. Su megalomanía y egocentrismo hicieron que los aficionados se dividieran. Mientras ha metido goles (y ha metido muchos), su crédito subía; cuando deambulaba por el campo y aburría a las ovejas, sólo algunos pitos disconformes le recriminaban su actitud.

Ahora Cristiano ya no está. El martes pasado fue presentado como nuevo jugador de la Juventus. Y ante los periodistas italianos se notó que ya no siente el Real Madrid. “No creo que en Madrid estén llorando por mí”, fue una de sus perlas que estalló como un misil en la línea de flotación del madridismo. Parece mentira que Cristiano haya jugado nueve temporadas en el Real Madrid. En estos nueve años ha ganado mucho, pero sobre todos los títulos están las cuatro Copas de Europa. Dudo mucho que en la Juve pueda ganar siquiera una. Yo lo tengo claro: Cristiano da un paso atrás en su carrera. Es consciente de que ya no puede mantener el nivel competitivo que exige el Real Madrid y se marcha a un fútbol más asequible para su actual estilo de juego. Por eso, en el Real Madrid, nadie llevará luto por Cristiano. Que no se preocupe, que no se hará un debate ni se organizará un plebiscito para ver si se retira o no la camiseta con el número siete. No se hizo por otros sietes míticos como Amancio, Juanito, Butragueño o Raúl, no se va a hacer ahora por un jugador caprichoso y desagradecido, por muchos goles que haya metido.

Y sí, que no se preocupe, que no le echaremos de menos. Los que sí están y los que vengan seguirán haciendo grande al Real Madrid. Porque que no se le olvide a Cristiano: el Madrid, antes de él, ya había ganado nueve Copas de Europa. Y estoy seguro de que sin él también seguirá ganando. ¡Arrivederci!

Temas relacionados: , ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba