SPORTYOU

Archivo
22 de septiembre de 2020 22/09/20

Roland Garros

Don Rafael Nadal X de París

El español apabulla en la final a Wawrinka y suma su décima Copa de los Mosqueteros para reafirmar su tiranía en la tierra batida


11 de junio de 2017 Alex Frutos - Sportyou

Muchas veces se dice que una imagen vale más que mil palabras para explicar una situación. En el segundo set de la final de Roland Garros entre Nadal y Wawrinka, el suizo mordió una de las pelotas después de un punto perdido concentrando toda su rabia y buscando una explicación al vendaval de palos que estaba sufriendo por su oponente.

Rafa Nadal disputaba su décima final sobre la tierra batida de la pista central parisina y no estaba dispuesto a hacer ningún tipo de concesión a su rival. El primer aviso llegó con el juego que rompía las hostilidades. En blanco. En el primer intercambio de juegos Wawrinka desaprovechó una pelota de ‘break’ y luego le tocó sufrir de lo lindo. El suizo salvó cinco pelotas comprometidas pero a la sexta Nadal comenzó a mandar en el marcador (4-2). En un abrir y cerrar de ojos el español cerró el primer set arrebatándole de nuevo el servicio 86-2).

Cuarenta y dos minutos tardó en cerrar la primera manga. Y Nadal afinó el rodillo que estaba aplicando. Se apuntó el primer saque de Wawrinka en blanco y ganó después su saque para ponerse 3-0. El nivel altísimo en los golpes del tenista español tenían desesperado a su rival hasta el punto de morder una bola en un gesto inequívoco de desesperación. En el último juego de esta manga Wawrinka perdió definitivamente los papeles. Pegó una patada a una silla y rompió la raqueta porque el segundo set ya estaba en el bolsillo del español.

Con el partido cuesta abajo, Nadal entró como un ciclón al tercer set. No quería demoras ni que su oponente entrase en racha. Le rompió el saque a Wawrinka y confirmó la ruptura con su saque en blanco. La tela estaba vendida. Wawrinka lanzó un SOS al público en la búsqueda de un revulsivo que nunca llegó porque Nadal no estaba para concesiones. Con el segundo break (4-1) la final estaba más que sentenciada a la espera de cumplimentar los juegos para cerrar el set y la final por 6-2, 6-3 y 6-1.

Nadal sumaba su décimo Roland Garros después de dos años amargos en la misma pista. Ha ganado sin ceder un solo set y con apenas doce horas sobre la pista. Todo un hito para coronar al rey de la tierra. Don Rafael Nadal.

Temas relacionados: , ,
Volver arriba