SPORTYOU

Archivo
9 de diciembre de 2019 9/12/19

Opinión

Opinión

El murmullo del sorteo


  • 12 de diciembre
    de 2017
  • Ricardo Rosety

Del silencio se pasó al murmullo. Primero por la expectación que siempre genera una bola como la del Real Madrid en un sorteo como los octavos de final de la Champions League. Había varios equipos importantes pendientes de recibir al actual Campeón del torneo. Y Xabi Alonso eligió la del Paris Saint Germain. Fue ahí cuando el murmullo se apoderó de la sala. Los planos de televisión buscaban a la representación de ambos clubes. Emilio Butragueño disimulaba con un rostro serio algo que luego tradujo en palabras: “Podría ser la final”. Para uno será el final del camino en octavos de final. Para el que llegue a cuartos, una prueba de supervivencia. El ganador de los dos últimos torneos o el equipo que más se ha reforzado por ganar la Champions y el favorito en las apuestas: “Es demasiado pronto”, concluye resignado ‘el Buitre’.

Suele escucharse en este sorteo que en dos meses pueden cambiar las sensaciones de la eliminatoria, o que para ser campeón hay que enfrentarse a los mejores. Pero ambos querían evitarse. Quizás, a día de hoy, más el Madrid al PSG que al revés pero sin olvidar lo que ya dijo Xabi Alonso nada más sacar las bolas: “El Real Madrid es un equipo de retos”. Pues el que tiene delante es el más imponente de los octavos de final. Es la eliminatoria estrella de la Champions.

El Sevilla FC también se fue de Nyon con la sensación de un sorteo durísimo, pero con lo positivo que le hizo pensar en Berizzo y lo cerca que estuvo el argentino de eliminar a este United de Mourinho hace unos meses con el Celta. Y viendo el panorama del sorteo, hasta puede parecer que el FC Barcelona haya sido el más ‘afortunado’ al cruzarse con el Chelsea, algo que era tan probable que parecía cantado.

Ha sido difícil llegar a Nyon, tanto en el sentido de la clasificación como en el del estricto viaje dadas las condiciones meteorológicas que afectaron a muchos vuelos en Europa. Uno trata de salir siempre bien parado en el sorteo. Espera una sonrisa que signifique suerte o un rostro serio que implique dificultad. Sin embargo, esta vez fue el murmullo de la sala. Ese que significa que la eliminatoria es de las que cortan la respiración durante los dos próximos meses. Es lo que tiene la Champions. Todo tiene valor. Hasta el de un murmullo.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba