SPORTYOU

Archivo
21 de noviembre de 2019 21/11/19

Opinión

Opinión

Muñecas de madera


  • 08 de septiembre
    de 2009
  • Daniel Cana

Uno de los motivos por lo que el deporte es, en la actualidad, uno de los mayores divertimentos de la sociedad, su imprevisibilidad. Por muchos presupuestos, estrellas, diferencias de calidad que se muestren, siempre hay espacio para las sorpresas o para que no gane el favorito. Y más si éste último no actúa al cien por cien y exhibiendo su teórica calidad. La derrota de la selección española de basket ante Serbia puede etiquetarse dentro de este razonamiento.

España es favorita para ser campeona. Todos lo hemos asumido y con razones suficientes para ello. Sin embargo, no lo será sólo por ponerse la camiseta y las zapatillas, no lo será por el manido buen ambiente del grupo, ni lo será por salir a la cancha y comenzar a tirar triples sin sentido y no defender. La diferencia con los rivales no es tan amplia. El primer cuarto con el que España se presentó al Eurobasket no fue digno de un subcampeón olímpico. Los jugadores actuaron de la manera más cómoda posible. Sin ejecutar sistemas en ataque (si es que los hay, señor Scariolo, que ese es otro tema), lanzando triples en los primeros segundos de cada posesión. El resultado: 2 aciertos sobre 19 intentos, a los que sumamos el 2 de 11 del último amistoso ante Lituania en Vilnius, a lo que añadimos un pobre 50% en tiros libres sobre 28 ejecutados. Esto sólo puede justificarte mediante una importante falta de concentración en los jugadores, porque si no únicamente nos queda pensar que las muñecas de Navarro, Ricky, Mumbrú o Garbajosa se han convertido en madera de roble de la noche a la mañana.

Y la otra gran causa de la derrota y preocupante, es la defensa. Scariolo ya se había puesto la venda antes de la herida añorando públicamente las virtudes defensivas de los ausentes Calderón, Jiménez o Berni. Eso es innegable, pero cualquier jugador, por muy talentoso que sea, puede bajar el culo y ponerse a ello. Ayer, los serbios dispusieron de montones de claras posiciones de tiro y pese a que nos ganaron estuvieron casi igual de desacertados que nosotros, con 6 de 28 en triples. Si ayer en Varsovia hubiéramos tenido en frente a Djordjevic, Danilovic o Stojakovic, la derrota hubiera sido histórica. Muy valorable el orgullo plavi, empezando de cero y buscando de nuevo su identidad. Ya tienen su victoria para acceder a la segunda fase, pero tampoco comparecieron como un ramillete de tiradores implacables y de pívots pasadores conocedores del juego. Démosles tiempo, se lo han ganado.

La derrota ya no tiene solución y esta noche hay otro partido. Como factor optimista, podemos quedarnos con las declaraciones de los jugadores anoche en las radios españolas. Reyes, los Gasol, Garbajosa. Serios y muy autocríticos, asumiendo que el favoritismo está muy bien para la prensa pero que en el parquet, es otra cosa. En un rato seguro que comienzan eso sí a evaluar la derrota con el cuerpo técnico. Éste, con Scariolo a la cabeza, nos debe enseñar esta noche ante Gran Bretaña, que durante las semanas de concentración y los festivos amistosos, se han preparado jugadas de ataque para los exteriores pero también para los pívots, y que Ricky puede jugar dos contra dos con ellos un pick and roll, especialidad de la casa y que ha de convertirse en recurso cuando los tiros no entran.

Del resto de la jornada inaugural, nombres propios: Spanoulis en líder indiscutible de Grecia con las conocidas ausencias de Diamantidis y Papaloukas. Turkoglu e Ilyasova sólidos y ambiciosos y derrotando a Lituania y presentando candidatura. Francia poco brillante pero ganando a Alemania. Croacia trabajando de lo lindo para derrotar a la siempre difícil Israel. Rusia tratando de ocultar sus limitaciones con Bykov ante Letonia y Eslovenia victoria pero poca química de equipo, como casi siempre.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba