SPORTYOU

Archivo
24 de julio de 2024 24/07/24

Fútbol

Dinamitan los magníficos números de Moyá

Miguel Ángel Moyá llegó al Atlético de Madrid para ser el suplente de Oblak, el flamante fichaje procedente de Portugal para reemplazar al inolvidable ídolo rojiblanco Courtois. Pero esa primera idea de los técnicos rojiblancos se vino abajo por las buenísimas actuaciones del portero balear, además de por los “fallos” y por las lesiones del […]


25 de febrero de 2015 - Sportyou

Moyá
Miguel Ángel Moyá llegó al Atlético de Madrid para ser el suplente de Oblak, el flamante fichaje procedente de Portugal para reemplazar al inolvidable ídolo rojiblanco Courtois. Pero esa primera idea de los técnicos rojiblancos se vino abajo por las buenísimas actuaciones del portero balear, además de por los “fallos” y por las lesiones del eslovaco.

Moyá empezó a jugar en Liga y Simeone le cedió la portería de la Champions a Oblak. En Grecia, frente al Olimpiakos, no está afortunado el que iba a ser el portero titular de Simeone y desde entonces en la Champions League, Miguel Ángel Moyá se adueña de la portería rojiblanca con actuaciones sensacionales, que le hacen convertirse en el dueño y señor de la portería.

Moyá ha jugado 6 partidos en la Champions League de esta temporada y hasta Leverkusen había mantenido su puerta imbatida. El Bayer Leverkusen ha sido el primero en marcarle. Hakan Çalhanoglu a los 56 minutos de partido le batió después de una gran jugada y un duro disparo por alto. Hasta ese gol, Moyá había realizado en la Champions 17 paradas y en el décimo octavo disparo encajó el gol.

Acabado el partido de ida de los octavos de final, Miguel Ángel Moya ha jugado 540 minutos, 6 partidos, ha encajado un solo gol después de que los delanteros contrarios le hubieran rematado o disparado en 21 ocasiones entre los tres palos de su portería. Diego Pablo Simeone, tan amante de los números de sus jugadores, mantiene y mantendrá a Miguel Ángel Moyá en la portería del Atlético de Madrid, porque los números cantan y no mienten.

Volver arriba