SPORTYOU

Archivo
16 de octubre de 2019 16/10/19

General

Movilla y Apoño mueven los hilos del mejor Zaragoza

El Real Zaragoza dominó de principio a fin el encuentro celebrado en Los Cármenes. Sin embargo, un error en defensa estuvo a punto de tirar por tierra el trabajo de los de Manolo Jiménez, que llegaron al final del encuentro pidiendo la hora. Al final, 1-2. El equipo visitante se adelantó cuando apenas habían transcurrido […]


21 de octubre de 2012 - Sportyou

Movilla y Apoño mueven los hilos del mejor ZaragozaEl Real Zaragoza dominó de principio a fin el encuentro celebrado en Los Cármenes. Sin embargo, un error en defensa estuvo a punto de tirar por tierra el trabajo de los de Manolo Jiménez, que llegaron al final del encuentro pidiendo la hora. Al final, 1-2.

El equipo visitante se adelantó cuando apenas habían transcurrido tres minutos. Hélder Postiga remató de cabeza una falta lateral que terminó por instalarse entre las mallas de Toño. El tempranero gol no hacía más que mostrar que el cuadro aragonés iba a por el partido. Quedaría demostrado.

El Zaragoza presumió de alinear en el estadio granadino a un equipo ordenado y bien situado, que controló el encuentro desde el pitido inicial. Movilla y Apoño hoy no sólo pusieron el talento, también la brega, y entre los dos cocinaron un partido que fue presentado a su gusto.

Con una superioridad aplastante en la medular, el Zaragoza disfrutó de sus mejores minutos, mediada la primera parte. Fue entonces cuando llegó el segundo gol, que olió a sentencia desde el principio. Una jugada de Montañés terminó encontrando el último toque de Víctor Rodríguez, que cantó el segundo tanto visitante. Con ese resultado se llegó al descanso, aunque el Granada aún no había dicho su última palabra.

En la segunda mitad, el Zaragoza volvió a deleitar a su afición con un monólogo futbolístico que pudo terminar en goleada. No obstante, los cambios dispuestos por Anquela dieron otro color al equipo andaluz, que pareció lavar su imagen. Pero el destino les tenía reservado un momento para la fe. Un error en la marca por parte de la zaga zaragocista en el 76′ se transformó en cuestión de segundos en el tanto de la esperanza del Granada CF. El Arabi remató a portería un lanzamiento de córner que situó el 1-2 en el luminoso, con todavía mucho partido por disputar.

Desde entonces, el duelo fue un correcalles, con ocasiones para ambos equipos. El Zaragoza tiró de oficio y apostó por la pausa mientras el Granada, sin otro remedio que atacar, lo intentó una vez tras otra. Al final, la Diosa Fortuna se alió con los visitantes, que se salvaron en una última ocasión que pudo significar el empate. Al final, victoria ‘in extremis’ para el equipo de Manolo Jiménez, que descansa lejos de la zona de descenso con tres victorias y nueve puntos que saben a tranquilidad. El Granada, con ocho, tendrá que trabajar con sus hombres en la medular, donde ha perdido el mando del encuentro. En la próxima prueba no estará Iriney, expulsado por roja directa en los últimos minutos.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba