Archivo
15 de noviembre de 2018 15/11/18

Opinión

Opinión

Mourinho y Adán: confianza ciega


  • 26 de enero
    de 2013
  • Iñaki Cano

Mourinho y Adán: confianza ciega

Es obligado felicitar a Diego López por su regreso al Real Madrid y desearle toda la suerte del mundo en su nueva andadura por su casa de siempre. Hay que felicitar también al club por la contratación de un portero de altísimo nivel, de la casa y con experiencia internacional después de su paso por Villarreal y Sevilla.

La llegada de Diego López llega en una época en la que el puesto de portero titular ha estado cuestionado por el entrenador. Mourinho comenzó un debate que sólo él sabrá porqué lo abrió. Un día, en Málaga, sentó en el banquillo al mejor portero del mundo y en conferencia de prensa posterior señaló que Adán estaba mejor y que por eso jugaba. Nadie se lo creyó, ni él mismo. Todo el mundo criticó aquella suplencia por los motivos que esgrimió el entrenador y este desvió la atención devolviéndonos la crítica por la falta de respeto con la que habíamos tratado a Antonio Adán.

Tras la lesión del capitán, que estará tres meses ausente de la portería blanca, a Mourinho se le ha visto el plumero una vez más. Su sinceridad vuelve a presentar grietas. Grietas por donde en multitud de ocasiones asoma la doble cara que tiene, pese presumir de caminar siempre con el estandarte de la verdad por delante.

Las charlas constantes del equipo técnico con Adán dándole tranquilidad, señalándole como el sustituto de Casillas para el futuro, diciéndole que no escuchara lo que se dijera y que él iba ser el portero pese a quien pesase, han quedado en agua de borrajas a las primeras de cambio.

A Antonio Adán, una larga lesión de su compañero Casillas le ha despertado del sueño que su entrenador había alimentado durante todo éste tiempo de debate. Aunque la verdad es que Adán debió advertir que todo no era verdad desde el momento en el que Casillas volvió a ser titular tanto en Liga como en Copa. Aunque Adán siguió confiando en Mourinho y en su cuerpo técnico, que decían confiar en él para el resto de la temporada, anoche se habrá dado cuenta de que él no es el número 1 para reemplazar a Casillas en lo que queda de temporada.

Queda demostrado que Mourinho no es tan sincero como aparenta o al menos que no dice lo que piensa. Con el fichaje de Diego López demuestra que al dejar a Casillas en el banquillo no lo hizo por cuestiones técnicas. Qué la confianza que dice tener en Adán no es la suficiente como para encargarle lo que se le viene encima en estos tres meses salvo que nos sorprenda a todos dejando a Diego en el banquillo en los partidos contra el Barcelona y el Manchester United.

Me pregunto cómo estará desde anoche Adán. Cómo estará el que según su entrenador hemos ninguneado por defender la titularidad indiscutible de Casillas hasta que se lesionó. Con la llegada de Diego López, el de Mejorada debe haberse percatado de que la confianza que decía tener su entrenador en él no era tan ciega como pregonaba a los cuatro vientos.

Mourinho sigue dando constantes ejemplos de sus vaivenes, que confunden o al menos intentan confundir con quienes quieran creerle. Pese a todo, yo sigo pensando que está entre los tres mejores entrenadores del mundo. Yo sí tengo confianza ciega en él, no como persona y sí como entrenador. Salvo que ser entrenador del Real Madrid sea algo más. Porque si es algo más, la ceguera en su confianza con esta película de Casillas, Adán y Diego López, me acaba de abrir los ojos. Mucho ánimo Adán, este episodio te hará más fuerte de cara al futuro en éste circo del fútbol.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba