Archivo
21 de agosto de 2018 21/08/18

Premier League

Mou amarga la fiesta a Guardiola con una remontada histórica

El Manchester City dejó escapar una renta de dos goles que le hubiese dado el título frente al Manchester United, que acabó venciendo por 2-3


7 de abril de 2018 - Sportyou

Manchester City y Manchester United han jugado uno de los partidos de la temporada en el Etihad Stadium. Los red devils se llevaron los tres puntos, obligando a aplazar el alirón a los de Pep Guardiola, que vieron cómo se esfumaba una ventaja de dos goles para acabar perdiendo por 2-3. 

Consciente de que Mourinho suele utilizar, en este tipo de partidos, marcas individuales, Guardiola decidió jugar con un sistema muy fluido, donde los futbolistas de medio campo en adelante tenían mucha movilidad en campo rival, obligando a esfuerzos muy largos a los jugadores de los red devils, que se vieron superados en el primer tiempo por el plan de juego diseñado por el de Sampedor.

El extécnico del Barcelona tomó la decisión de jugar sin delantero centro, fluyendo por zonas interiores y por delante de Fernandinho David Silva, Ilkay Gündogan y Bernardo Silva, con Sterling intercambiando movimientos de ruptura y apoyo en la posición de nueve, y con Leroy Sané fijo en banda izquierda, haciendo daño desde la posición de extremo.

La constante superioridad por dentro del Manchester City volvió locas a esas marcas que diseñó Mourinho -que buscó adaptarse a su rival metiendo tres jugadores en medio campo; Matic, Herrera y Pogba-, pero a los que les costó controlar el caudal ofensivo del equipo local, que comenzó a encarrilar el choque gracias a un gran gol de Kompany.

El belga -que sólo ha anotado dos tantos en esta temporada, uno en la final de la Copa de la Liga y otro en el día decisivo para el título- cabeceó a la red un córner, dando ventaja a su equipo, que comenzó a jugar con mucha más soltura en campo rival. A partir de ahí el Manchester City comenzó a generar muchas ocasiones, e hizo el 2-0 después de una brillante acción de Gündogan, que recibió en el corazón del área, se giró, y marcó un golazo. A partir de entonces, el Manchester City pudo sentenciar, pero Sterling falló hasta en tres ocasiones, escapándose el 3-0 que quizás hubiera sido definitivo.

En el segundo tiempo, Mourinho ajustó las persecuciones a los centrocampistas del Manchester City, y el Manchester United logró una inesperada remontada. Con Paul Pogba -que había sido discutido en la previa por teñirse el pelo de azul, justo en la semana en la que se aseguró que había sido ofrecido al Manchester City-, como gran protagonista, al marcar los dos goles que dieron el empate a los red devils.

Pogba hizo el 2-1 nada más arrancar el segundo tiempo, tras aprovechar un gran servicio de Ander Herrera, y poco después logró el 2-2 después de que Alexis Sánchez metiera una gran pelota en el corazón del área, para que el francés cabecease a la red desde cerca. El empate dejó tocadísimo al Manchester City, que vio cómo en el minuto 69 culminaría su remontada, cuando Smalling cabeceó a la red un excelente servicio de Alexis Sánchez.

Los de Guardiola apretaron desde entonces, pero los episodios no le favorecieron. Agüero fue derribado de forma evidente por Ashley Young dentro del área, aunque el colegiado no señaló penalti, mientras que De Gea le hizo un paradón a Agüero, y Sterling remató al palo en los instantes finales.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba