SPORTYOU

Archivo
28 de septiembre de 2022 28/09/22

Opinión

Opinión

MotoGP es más divertida que la Fórmula 1 y otras mentiras


  • 24 de abril
    de 2016
  • David Sánchez de Castro

Valentino Rossi

El público del motorsport se puede dividir en dos grupos: los que prefieren los coches y los que prefieren las motos. Es como lo de querer a papá o a mamá o al hijo o la hija: todo el mundo decimos que queremos a los dos por igual por quedar bien, cuando en realidad siempre tiramos hacia uno o hacia otro. Yo soy directo: me gustan mucho más los coches que las motos, en cualquiera de sus vertientes.

Una de las frases que más se suelen repetir cuando se enfrentan a las dos vertientes de esa moneda llamada «motor» es que las motos son más divertidas que los coches. Los profundos filósofos que dicen eso argumentan que se adelantan más, que son mucho más igualadas, que son menos previsibles… Supongo que esos dirán que la carrera de Jerez de MotoGP de este domingo ha sido más divertida que la de China de Fórmula 1 de hace unas semanas. Los pobres.

El problema de las motos y de su público es esa insoportable superioridad moral que intentan mostrar. Se vio cuando se escandalizaron por la patada de Valentino Rossi a Marc Márquez, el mejor acontecimiento posible para un campeonato del que nadie hablaba más que los de la ‘secta’ de las dos ruedas. No entienden que, a veces, una polémica de este estilo puede ser el acicate perfecto para enganchar al gran público, como ya demostraron Ayrton Senna y Alain Prost. Para los ultras moteros, quienes opinamos así queremos destrozar el motociclismo. O algo así, dicen.

El motociclismo, tan respetable como cualquier otra disciplina deportiva, siempre ha sido de los más cerrados. Quienes intenten entrar, deben hacerlo según las reglas de quienes se han autoproclamado defensores de la ortodoxia. La Fórmula 1 hace años que ya no es así: por suerte o por desgracia, el alonsismo trajo consigo una marea de público que, en mayor o menor medida, se ha ido quedando, y de paso, una mayor tolerancia hacia quienes se acaband de enganchar. Quizá sea lo mejor: que los de MotoGP se queden con su endogámica afición, que los de los coches abriremos los brazos a la nueva afición. Incluso para ver carreras aburridas.

Temas relacionados: ,
Volver arriba