Archivo
18 de noviembre de 2018 18/11/18

Opinión

Opinión

Molin no era el hombre


  • 28 de marzo
    de 2011
  • Daniel Blanco

No era una decisión cualquiera y, a día de hoy, se puede decir que no la fue la correcta. Emmanuelle Molin cogió el cargo de entrenador del Real Madrid cuando el pasado 5 de marzo, Ettore Messina decidió dimitir al no verse capaz de sacar la situación adelante. El propio mister italiano dijo que Molin, su eterno ayudante (juntos desde 1981) era la persona idónea para sacar esto adelante. Y creo que no es así.

Pueden cambiar las cosas radicalmente. Esta semana tienen dos partidos en Valencia y están obligados a sacar uno para seguir vivos en el sueño que persigue el Real Madrid; acudir a la Final Four de la Euroliga, ausentes los blancos desde 1996. Lo pueden conseguir, pero será cosa de los jugadores, de una autogestión brutal que ya se está observando en los últimos partidos. Han bastado siete encuentros oficiales con el técnico (cinco de Liga ACB y dos de Euroliga) para saber que no hay decisiones importantes, que no hay tácticas, que no hay preparación, es más, hay improvisación. Vamos, que es un desastre de organización a pesar de seguir a las puertas, como hace una semana, de la Final Four aunque esto se haya complicado un tanto.

Y la pregunta es ¿era de verdad este hombre, que nunca se había sentado en un banquillo como primer técnico, la solución? Sinceramente creo que no, y que no sirva esto de reprimenda a la directiva. Simplemente que no había margen de maniobrar (imaginad lo que hubiera sido buscar un técnico a mediados de temporada) y la única via era Lelle. Pero era equivocada, una emergencia que no dará mucho resultado porque se ve que es improvisada.

Muchos piensan que el año que viene será otro el técnico. Y me uno a ese pensamiento porque parece improbable por no decir más que imposible que Molin continúe como entrenador. Sin ir más lejos ya se han observado varios partidos (Gran Canaria en ACB, Power Valencia en Euroliga) en donde el tiempo muerto es utilizado por el entrenador para pedir calma pero no para ilustrar tácticamente a los suyos. Se ha visto incluso al mister diseñar jugadas para Llull en multitud de ocasiones. Algo más se le supone al entrenador del Real Madrid de basket.

Y otra pregunta ¿Por qué si Messina dimite, la solución es su íntimo amigo, un tipo de la misma escuela que Ettore? ¿Por qué no se da a Jota Cuspinera la oportunidad de entrenar si se ha visto en la Caja Mágica a éste último corrigiendo jugadas ordenadas por su superior? No hay quien lo entienda. Es más, se pone en juego la credibilidad de esta sección y se pone en juego esta semana tan crucial.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba