SPORTYOU

Archivo
30 de noviembre de 2022 30/11/22

Pilotos

La misteriosa lesión de Wehrlein, que ni los médicos detectan

Pascal Wehrlein

Ha pasado de sonar para sustituir a Rosberg a quedarse sin correr los dos primeros GPs por una dolencia que sufrió en un accidente en la Carrera de Campeones


7 de abril de 2017 David Sánchez de Castro - Sportyou

Pascal Wehrlein verá la carrera del GP de China por la tele. No estará en el asiento de su Sauber C36 porque su puesto, por segunda carrera consecutiva, lo ocupará la gran esperanza italiana, Antonio Giovinazzi. Quién iba a pensar que un estúpido accidente en una carrera de exhibición le iba a poner en el foco del huracán, y en el centro de los corrillos del paddock.

La pregunta más repetida estos días en el lluvioso Shanghai es: ¿qué le pasa a Wehrlein? ¿Por qué rodó en los test de Montmeló con total normalidad (por ejemplo dio 42 vueltas en la última jornada) y no en las dos primeras carreras de la temporada? Participó en los entrenamientos libres de Australia, pero nada más bajarse del coche el viernes, dijo que no estaba listo para completar una carrera completa. Los médicos se miraban perplejos: había pasado con normalidad los test físicos, pero no se sentía bien no sólo para rodar ahí, sino tampoco iba a estar listo en China.

Oficialmente, no hay un motivo. Desde Sauber afirman que no quieren tomar ningún riesgo, y que es sólo cuestión de tiempo, pero si no hay una lesión seria, ¿por qué no es capaz de pilotar, que es su trabajo? Públicamente, más que por una dolencia, dicen que es porque los días que estuvo de baja le han pesado demasiado. No entrenarse los días que estuvo fuera del coche le impidió ponerse a tope en su preparación física, algo que ha ganado un peso aún mayor que otros años por el aumento de las fuerzas G a las que están sometidos los corredores en el paso por curva.

Extraoficialmente, puede haber otros motivos. Desde Italia, que no pierden la oportunidad para hacer lobby en favor de Giovinazzi, la perla de la cantera de Ferrari, apuntan a un posible problema ocular derivado del accidente en la Carrera de Campeones. Por eso Ericsson le superó con relativa facilidad en los test, y por eso no se atreve a montarse al Sauber de momento. Pero, ¿y si no es una cuestión física?

De candidato a Mercedes a olvidado

Pascal Wehrlein era uno de los candidatos al asiento que dejó Nico Rosberg y que iba a acompañar a Lewis Hamilton. El alemán, canterano de Mercedes, estaba muy bien considerado por los suyos e incluso se había montado en el coche plateado. La lógica apuntaba a un ascenso del joven que habían criado a sus pechos, pero desde la marca alemana apostaron antes por buscar fuera (Fernando Alonso, por ejemplo, o el fichado Valtteri Bottas) y no darle un coche ‘pata negra’.

En los mentideros de la competición,apuntan a que es un problema de carácter. Innegablemente talentoso, Wehrlein tiene un genio y un temperamento un tanto conflictivo. En el DTM, una competición que conquistó con autoridad, sus rivales lo sufrieron y sus fans se multiplicaron. Ese aire de niño bien, que no se corresponde ni mucho menos con la realidad, y esa pose de tipo duro le han granjeado una buena legión de admiradores (y admiradoras). No es que sea débil mentalmente, pero sí mantiene siempre levantado el escudo y soporta mal la presión.

Quizá por eso le dejaron fuera de Mercedes… y quizá por eso Sauber aún no quiera forzarle. Por mucho que se especule, el único que sabe cómo resolver el misterio es él mismo; mientras tanto, Giovinazzi aprovechará su oportunidad y seguirá ganándose adeptos a quien le ven como el futuro gran talento de los próximos años.

Temas relacionados: , ,
Volver arriba