Archivo
15 de noviembre de 2018 15/11/18

General

Michael Vick, su enésima segunda oportunidad

Michael Vick jugando en Pittsburgh Steelers

Michael Vick está nuevamente en el punto de mira. Como lo ha estado durante casi toda su carrera profesional en la NFL. La lesión de Ben Roethlisberger, quarteback titular de Pittsburgh Steelers, coloca al veterano jugador de Virginia en una posición en la que poder redimirse… una vez más. Después de llegar a la ‘Ciudad del Acero’ sin demasiados fuegos […]


3 de octubre de 2015 - Sportyou

Michael Vick jugando en Pittsburgh Steelers

Michael Vick está nuevamente en el punto de mira. Como lo ha estado durante casi toda su carrera profesional en la NFL. La lesión de Ben Roethlisbergerquarteback titular de Pittsburgh Steelers, coloca al veterano jugador de Virginia en una posición en la que poder redimirse… una vez más. Después de llegar a la ‘Ciudad del Acero’ sin demasiados fuegos de artificio, la mecha de Vick se ha prendido sin aviso previo, bien para formar una palmera de colores o bien para inmolarse para siempre.

“Llevo tiempo esperando este momento. Siempre estoy listo por si llega. Sigo con mi rutina normal. [Cuando supe que sería titular] me reuní con el entrenador de quarterbacks y el coordinador ofensivo, e incluso he hablado con Ben y otros de los muchachos, para tratar de averiguar cómo vamos a hacer que todo esto funcione. No tengo ningún tipo de nervios o presión”. Michael Vick afronta el que podría ser su última oportunidad después de que destrozase su meteórica carrera en la Liga al recibir una sentencia de 23 meses de cárcel y 3 años de libertad condicional, tras ser declarado culpable de una red ilegal de peleas de perros que tenía lugar en unas propiedades del jugador. Su etapa en Atlanta Falcons acabó con su ingreso en prisión, a finales de 2007. Una vez excarcelado en 2009, el quarterback fichó por Philadelphia Eagles. Una segunda oportunidad en forma de reinserción social que fue acompañada de polémica y críticas hacia el equipo de Philly, al que muchos no perdonaron que diera trabajo a alguien que había estado detrás de auténticas atrocidades con animales. Ni siquiera el apoyo del presidente Barack Obama puso las cosas fáciles a un Vick que una vez que acabó contrato en Philadelphia buscó una nueva oportunidad en la Gran Manzana, en 2014, con el uniforme de New York Jets. Es esta etapa ya estaba ‘mayor’, lento y sin el brazo que lució en sus inicios, y casi no dispuso de oportunidades, jugando sólo una temporada. Fue entonces cuando los Steelers le sacaron de la cola del paro.

En Pittsburgh desembarcó sin nada que perder y en lo que parecía la recta final de su carrera en la NFL. Ahora tiene ante sí la opción de demostrar que no estaba muerto, sino agazapado, esperando el momento para entrar en acción y bajar el telón con todos los honores, en lo que es su enésima última oportunidad.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba