SPORTYOU

Archivo
21 de octubre de 2021 21/10/21

Opinión

Opinión

Messi, el valor de una firma


  • 06 de septiembre
    de 2017
  • Ricardo Rosety

El Barcelona vive una agonía pendiente de firmas. La que le falta de Leo Messi, la de su padre Jorge como representante legal y que no acaba de dejar tranquilo al aficionado, la que no termina de llegar de Andrés Iniesta o las de busca Agustí Benedito para provocar unas elecciones a la presidencia. Unas tienen más importancia que otras, y no tiene que ver con el número. Es probable que la de Messi se muestre como combate a las más de 16.500 que busca Benedito, y quizá sea ese el motivo por el que el futbolista argentino retarde esa foto como cuenta Manolo Oliveros en su último artículo en SportYou.

Casi tanto valor tiene la de Iniesta. Mientras se lo piensa, el barcelonismo sufre. El manchego es un símbolo del Barcelona, de su cantera, de su forma de juego y de su reciente colección de títulos. Sin Xavi, Iniesta representa mejor que nadie ese tipo de jugador que cambió el futbol para el Barcelona y para la selección española. Luis Enrique le quiso cuidar y mimar con los minutos justos, pero él quiere ser importante. Bartomeu habla de “principio de acuerdo” para que se mantenga como azulgrana y él se limita a responder con un contundente “no” a la confirmación de ese avance por parte del presidente. Tras ver cómo se fue Neymar, como no ha llegado Verrati o Coutinho, se unen las dudas en el futuro inmediato de Iniesta. Un problema real de credibilidad que pone al presidente del Barcelona en una duda permanente.

Hace apenas dos años, el Barcelona disfrutaba de un triplete histórico que borró aquel capítulo de Anoeta que no hacía presagiar nada bueno. Bartomeu le dio la vuelta a los sondeos para ganar las elecciones, y el club se agarró al lema del “Triplete y Tridente”. Tal fuerza tenía que en lugar de atraer, repelía algunos fichajes. Dembélé prefirió Dortmund ante la falta de sitio. Vietto y Gameiro tampoco aceptaron un rol que sí asumió Paco Alcácer. El problema no es que haya jugadores que no quieran ir al Barça, sino que alguno quiera irse. Y eso va más allá de una firma. Porque si Messi quiere irse a cualquier club del mundo, se irá. No le va a frenar una renovación. Pero la realidad es que el Barcelona ahora mismo vive pendiente de una firma. O de muchas. Cada cual que rubrique la más importante.

Temas relacionados: ,
Volver arriba