Archivo
22 de Julio de 2017 22/07/17

Copa del Rey

Otra maravilla de Messi mete al Barça en cuartos

Un libre directo del argentino en la recta final resuelve una eliminatoria en la que el Athletic compitió hasta el final (3-1)


11 de Enero de 2017 - Sportyou

Una nueva maravilla de Leo Messi a balón parado metió al Barça en los cuartos de final de la Copa del Rey. Como en la ida, cuando convirtió un delicado 2-0 en un accesible 2-1, el argentino demostró que las faltas en la frontal del área no encierran secretos para él. Es un arte que domina como nadie.

El Athletic lanzó de salida una apuesta arriesgada. Como suele hacer, y preveía Luis Enrique el día anterior, comenzó con una presión alta y una defensa adelantadísima. Por momentos, parecía que era el Barça quien había ganado (2-1) el partido de ida, y no al revés. Al Barça, mucho menos fluido de lo habitual, le costaba sacar el balón, con Umtiti muy impreciso. Hasta Cillessen tuvo que recurrir al balón largo, sin demasiada suerte.

En medio del atasco, Messi se descolgaba con frecuencia para convertirse casi en un mediocentro más. De sus botas nació el 1-0, que tranquilizó al equipo en muchos sentidos. En primer lugar, porque la psicosis arbitral de la última semana se concretó en pañuelos cuando Gil Manzano anuló un gol a Luis Suárez, tras un fuera de juego inexistente de Neymar. Sólo unos minutos después, la pareja repitió en sus papeles. Messi salvó la posesión del balón y abrió a la izquierda para la subida del brasileño. Suárez, con una soberbia volea de 9 puro, la cruzó a la red. Y el Barça se calmó.

Nada más volver del descanso, los motivos para el optimismo local aumentaron. Bóveda resbaló y, desde el suelo, derribó a Neymar. Un penalti inapelable que tranformó el brasileño, al que Messi cedió el lanzamiento para romper su mala racha con el gol.

Justo cuando la eliminatoria amenazaba con romperse fue cuando se igualó. Y no por la presencia de Aduriz, al que Valverde había dado entrada tras el descanso. En una subida de Elustondo, Sergi Roberto demostró en el segundo palo que no es lateral y Saborit marcó con un cabezazo picado.

Aunque los primeros instantes fueron de desconcierto, el Barça reaccionó bien y volvió a sus mejores minutos, con una ocasión de Suárez y un Jordi Alba muy activo. También con una jugada estratosférica de Messi, que acudió puntual a su cita con los goles de libre directo. Como en la ida, en San Mamés. Como el domingo, en Villarreal. Esta vez la ajustó al palo, por abajo, cuando quedaban poco más de diez minutos y el partido caminaba hacia la prórroga. Otro golazo de genio.

Temas relacionados: , ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba