SPORTYOU

Archivo
18 de octubre de 2021 18/10/21

Escuderías

El reinado de Mercedes que hace temblar la historia de la F1

El tercer título de constructores consecutivo coloca a la escudería alemana entre las más grandes de los más de 50 años de vida del Gran Circo


10 de octubre de 2016 David Sánchez de Castro - Sportyou

La escudería Mercedes consumó en Suzuka su tercer título consecutivo de constructores. A falta de cuatro pruebas, y con el Mundial de pilotos aún por decidir (será uno de los suyos), los hombres comandados por Toto Wolff y Niki lauda han reeditado el éxito de las dos campañas anteriores, y han demostrado que siguen siendo el rival a batir.

El gigante alemán de la automoción, con permiso del grupo VAG (Audi, Volkswagen, Skoda, Seat…) y de BMW, tiene en la Fórmula 1 la joya de su corona. Nadie ha ganado más que ellos en la era híbrida de los monoplazas, y nadie ha sido capaz de acercarse mínimamente. Ferrari llegaba a este 2016 con muchas ganas, pero sus opciones se fueron desinflando en medio de la ciclotimia en la que se vive desde hace años en Maranello. Sólo en Red Bull, que cedió su trono hace tres años, les ha privado del pleno de victorias en lo que llevamos de 2016: Max Verstappen ganó en España y Daniel Ricciardo, en Malasia. Las otras 15 han tenido a Nico Rosberg (nueve victorias) o a Lewis Hamilton (seis) en lo más alto del podio.

Desde que llegaron los nuevos motores híbridos (ahora llamados ‘unidades de potencia’) en 2014, Mercedes ha arrasado a sus rivales sin piedad: 47 victorias (un 85% de efectividad), 52 poles (94% de las disputadas), y 88 podios son sólo algunas de las cifras con las que Mercedes ha destrozado las opciones de sus rivales. Los tres títulos consecutivos son sólo una consecuencia inherente a su impecable trabajo. No sólo en potencia, sino también en chasis, los tres últimos monoplazas salidos de la fábrica de Brackley son la envidia de los demás equipos.

La incógnita de 2017

El gran cambio normativo de 2017 se espera en el paddock como el maná en el desierto. Las otras escuderías quieren subirse al carro del éxito según entren las nuevas normas, que pretenden más igualdad, más opciones y, consecuentemente, más espectáculo para los fans. Esa esperanza tiene en su otra cara un amargo temor: ¿y si Mercedes da con la tecla con los nuevos coches también?

Más allá del monoplaza que vayan a crear, en el seno de las flechas plateadas no todo es de color de rosa. El bajón de Lewis Hamilton en este 2016, que salvo sorpresa le va a dar el título a su compañero Nico Rosberg, ha llegado acompañado de críticas y sospechas de conspiración para favorecer al alemán. Esta mácula no empañará un reinado que ha colocado a Mercedes entre los grandes emperadores del pináculo del automovilismo, como los Lotus de los años 60 y 70, los McLaren Honda de finales de los 80, o los Ferrari de la era Schumacher.

Temas relacionados: , ,
Volver arriba