SPORTYOU

Archivo
7 de diciembre de 2019 7/12/19

Opinión

Opinión

Me importa un bledo Mou


  • 24 de mayo
    de 2010
  • Daniel Llagüerri


“Me importa un bledo Mou”. Moratti, presidente del Inter, ha despedido así al técnico que le ha dado tres títulos este año, el portugués Mourinho. Esa despedida destila cabreo, ira hacia un personaje que, curiosamente, no ha salido por la puerta grande de los últimos equipos a los que ha entrenado. Sus declaraciones de las últimas semanas (“No me han tratado bien en Italia”, “no me siento querido en el Inter”, etc) han perturbado la paz (y queda en anécdota al ganar la Champions) de un club que merecía más respeto, más silencio y mayor agradecimiento. Al “traductor”, como le llaman en Barcelona, le pierden la boca y muchos gestos. Ha tenido y tendrá problemas a no ser que sufra una profunda transformación mental, difícil a determinadas edades y, sobre todo, rechazable en un club como el Real Madrid, donde Florentino ya no habla (lo hará para presentar a la galaxia del banquillo en unos días) y el poeta de la palabra, Valdano, choca frontalmente con el léxico del portugués.

Los aficionados del Madrid no eran muy partidarios de este fichaje. Les ha gustado que eliminase al Barça, que el Inter -en el Bernabeu- ganase la Champions y ahora les mola que los culés y colchoneros despotriquen de él. Eso les da argumentos para tragarse el sapo… convenientemente aderezado como “sencillo, buena persona, amable ¡hasta con los empleados de Valdebebas!” por los que se encargan de lavar su imagen y presentarlo como el gran salvador de un Madrid que necesita menos mesiánicos y más coherencia. Ahora llega el tío Paco con las rebajas y Mou quiere refuerzos.

La defensa a golpe de talonario… Si Pepe ¿recuerdan? costó 30 millones de euros, ¡cómo no se va a pagar esa misma cantidad por Maicon! Y Moratti, cansado de su fugitivo, le provoca para que se lleve a medio Inter. Diego Milito también le gusta al portugués y el italiano haciendo caja; más que caja, cajonazo, porque entre la indemnización por Mou, Maicon y alguno más se puede ir al pelotazo de los cien kilos y, en época de crisis, es como una bendición. Mouninho firmará cuatro años ¡cuatro! (los entrenadores a Florentino le duran como máximo uno) y con plenos poderes. ¿Qué significa eso? Pues que ya pueden Valdano, Pardeza y compañía ir organizando charlas en el despacho del presidente sobre “lo divino y humano de la cría del lanar”, porque no les va a dejar rascar bola el todopoderoso portugués y… si no controla , se larga. ¡La que se liaría si apareciese otro Camacho en el Madrid! De momento, Moratti, como Abramovich, ya ha “saboreado” las esencias de Mou, y no parece que les hayan gustado mucho a pesar de los títulos.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba