SPORTYOU

Archivo
22 de septiembre de 2021 22/09/21

Escuderías

McLaren y Honda, más unidos que nunca

McLaren de Fernando Alonso

Las dos partes de la escudería, en plena crisis, se ven obligadas a desmentir públicamente los rumores de separación a mitad de temporada


2 de marzo de 2017 David Sánchez de Castro - Sportyou

Pocas vueltas en dos días, el tercero limitados para no romper… el desasosiego ante un posible tercer año de fracaso entre McLaren y Honda ha hecho que salten rumores tildados desde el seno de la escuadra de Woking de «locura», como poco. Pero no: McLaren y Honda no van a separarse a mitad de temporada, salvo que alguno de los dos esté dispuesto a romper un contrato escrito en plomo, y que les provocaría una crisis de prestigio prácticamente insalvable.

«Podemos confirmar que no es verdad en absoluto», respondió Eric Boullier (McLaren) desde Montmeló, acompañado por Yusuke Hasegawa (Honda). Los portavoces de prensa de McLaren Honda no dudaron en compartir este desmentido a todos aquellos que se lo pidieron, con esa frase textual bien señalada. No quieren especulaciones, ni ningún tipo de rumor que, por muy descabellado que sea, pueda crear una grieta. El mal de todos los males, Honda, va a seguir siendo compañero de McLaren por mucho tiempo, y ambos están empeñados en que el matrimonio funcione. No es el arranque de temporada más propicio, pero en todas las parejas se pasa la llamada ‘crisis de los tres años’. Tras un 2015 que sólo se puede tildar de ridículo, en 2016 mostraron un crecimiento notable hasta asentarse cada carrera en la pelea por los puntos sin demasiado sufrimiento. Ahora, con el rediseño y el cambio de filosofía, tropezón de nuevo.

El 2017 ha comenzado con dos motores rotos, y otro, el previsto para Australia, llegando a Montmeló en avión para obtener el aprobado de la FIA. El calado del problema es mayor de lo previsto: el miércoles se vieron obligados a limitar la potencia del monoplaza pilotado por Fernando Alonso hasta el punto de que no sólo no fueron los más rápidos, sino que fueron los más lentos tanto en la línea de meta como en el punto de medición de las velocidades máximas. «Creo que podemos resolver este problema antes de Melbourne», decía Hasegawa ante los medios. «Estamos apenados por los pilotos», se disculpaba, pero lo cierto es que esos errores están lastrando a sus dos corredores antes de comenzar incluso.

Aunque la culpa sea de Honda, en McLaren no van a buscarse otra pareja de baile. No es útil: ¿cómo adaptar una unidad de potencia Ferrari, Mercedes o Renault a un coche diseñado específicamente para Honda? Es absurdo, no sólo desde el punto de vista de las relaciones públicas (¿cómo explicar esa ruptura?), sino más práctico. El fallo concreto es la «nueva disposición del motor por parte de Honda», dicen abiertamente en McLaren. El culpable está claro, pero la solución no va a ser separarse. Ni se lo han planteado, ni se lo van a plantear.

Temas relacionados: ,
Volver arriba