SPORTYOU

Archivo
13 de noviembre de 2019 13/11/19

Escuderías

McLaren se harta de Honda

Basta con mirar las estadísticas para darse cuenta que McLaren se encuentra en el peor año de su historia. La escudería con el segundo mejor palmarés de la Fórmula 1, se encuentra en medio de una crisis. Desde el propio box reconocen que sus previsiones fueron muy optimistas de cara a esta temporada, en la […]


8 de junio de 2015 Revista del Motor - Sportyou

Alonso y McLaren


Basta con mirar las estadísticas para darse cuenta que McLaren se encuentra en el peor año de su historia. La escudería con el segundo mejor palmarés de la Fórmula 1, se encuentra en medio de una crisis. Desde el propio box reconocen que sus previsiones fueron muy optimistas de cara a esta temporada, en la que de momento sólo han sumado cuatro puntos, logrados por Jenson Button en Mónaco. Fernando Alonso no ha conseguido todavía ningún punto. Sin saber aún cuándo el coche comenzará a ser competitivo, el equipo inglés pide paciencia de cara a la galería, pero en privado empieza a ‘rajar’ de Honda. “Es imposible limpiar una mierda, lo que puedes hacer es cubrirla con purpurina”, afirma una fuente de McLaren en declaraciones a ‘El País’, una frase más que gráfica sobre lo que ocurre dentro de la escuadra inglesa.

Los de Woking cuantifican los problemas como un 60% correspondientes al motor, y el otro 40% al chasis. Sobre éste último aspecto, Pedro De la Rosa, miembro del equipo McLaren desde 2003 hasta 2009, comenta que falta personal clave en el equipo: “Ha habido una fuga de ingenieros muy importante. Cuando Lewis se fue a Mercedes, se llevó con él a Paddy Lowe, y éste a gente de su confianza. Hubo otros que se fueron a Red Bull, y también se apartó a Martin Whitmarsh. Los actuales no han terminado de funcionar”. A estas alturas, Alonso insiste en que hay que tener paciencia, al igual que Ron Dennis, Éric Boullier y Yasuhisa Arai, responsable de Honda, que ya anunció que esperaban un podio antes del verano. Se verá más adelante si esto es posible o es otra muestra más de falso optimismo.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba