SPORTYOU

Archivo
20 de septiembre de 2021 20/09/21

Escuderías

McLaren y Ferrari, dos caminos opuestos

Ferrari y McLaren

Los nuevos SF70-H y MCL32 son dos monoplazas radicalmente opuestos con un mismo objetivo: asestar un golpe al dominio de Mercedes


25 de febrero de 2017 David Sánchez de Castro - Sportyou

Cuando la temporada 2016 acabó, todos los equipos (especialmente los potencialmente ganadores) salieron decepcionados, excepto Mercedes. Los alemanes volvían a ganar los dos títulos, arrasando sin piedad al resto y sólo Red Bull, de manera tímida, se habían acercado. Por eso había mucha expectativa en ver cómo iban a ser el nuevo Ferrari y el nuevo McLaren.

No podían ser más distintos: si uno ha llevado el ‘ala-T’, el otro no. Si uno lleva las tomas de aire estrechas, el otro las lleva anchas. Si uno es rojo, como siempre, el otro es naranja, como hace años. Si uno tiene a dos pilotos contrastados y multicampeones del mundo, el otro tiene a un bicampeón y a un novato. Pocos equipos se pueden parecer menos que Ferrari y McLaren, pero ambos buscan un objetivo común: asaltar el título y el reinado de Mercedes.

En Ferrari necesitan quitarse de encima la losa de ser un ‘quiero y no puedo’ desde hace ya una década. Hace diez años, Kimi Räikkönen le daba el último título a las vitrinas de Maranello, y por eso están dispuestos a echar el resto. Se acabaron las ideas conservadores que han arrastrado desde hace tiempo, se han sacudido el miedo y han creado un monoplaza muy arriesgado que ya ha dado mucho de lo que hablar. ¿Combinar el ‘ala-T’ y el ‘ala de tiburón’? Sólo el tiempo dirá si es una genialidad, o una locura.

Por contra, McLaren busca una nueva vuelta de tuerca. El experimento con Honda ha salido mucho peor de lo previsto, y ya que invocar a los fantasmas de la McLaren de finales de los 80 no ha funcionado, han decidido tirar más atrás en su larga historia e ir hasta la misma raíz. Sin Ron Dennis paseando bajo palio por la fábrica, las nuevas formas de Zak Brown pretenden recuperar la ilusión de un equipo muy dolido. Las inmensas críticas (casi todas certeras) que ha recibido en los últimos años le ha llevado a no arriesgar más de lo necesario. Por eso no es tan fino como sus rivales atrás, por eso los pontones no son tan estrechos y por eso van a intentar hacer de sus carencias una virtud.

Todo esto para una temporada que apunta a ser vital para Fernando Alonso: su último año de contrato le lleva a la retirada, si la lógica manda, o a esperar otra llamada de Mercedes para volver a ser compañero de Lewis Hamilton. Ese será el culebrón del que se hablará largo y tendido en verano, especialmente si, como los más agoreros afirman, este McLaren sólo se conocerá por sus colores y no por sus éxitos.

Temas relacionados: , ,
Volver arriba