SPORTYOU

El drama de Maxime Lestienne

Maxime Lestienne llegó el pasado verano al PSV Eindhoven procedente del fútbol catarí, donde recaló de forma sorprendente en 2014 después de haber dejado grandes sensaciones en las filas del Brujas. El mítico club belga le firmó en 2010, con solo 18 años, cuando el Mouscron -el equipo en el que se formó desde temprana edad-, pasó por graves problemas financieros y dejó escapar a la que era gran joya de su cantera. Lestienne, en el Brujas, se formó en la exigencia del primer nivel que tiene un club histórico, y en sus últimas dos temporadas -la 2012/2013 y la 2014/2015- demostró ser un prometedor producto dentro del fútbol local.

De ahí que su salida al Al-Arabi de Catar sorprendiera en lo negativo. Un chico de 21 años que incluso había sonado para clubes de la talla del Everton se alejaba de le élite del fútbol europeo. Sin embargo, rápidamente cerró una cesión con el Genoa de la Serie A de Italia, donde jugó durante toda la temporada 2014/2015, intercambiando titularidad y suplencia. Fue al comienzo del presente curso cuando su llegada al PSV -cesión con opción de compra- y tras el gran rendimiento mostrado en los primeros partidos que jugó en el equipo dirigido por Phillip Cocu, cuando parecía que Lestienne había encontrado un destino perfecto por exigencia y nivel. Sin embargo llegó un golpe del que está siendo complicado salir.

La tragedia en la familia Lestienne

Lestienne era titular, encajaba en el sistema con extremos de Cocu -él puede actuar por cualquiera de los dos costados- y su rendimiento en los dos primeros partidos de Liga de Campeones frente a Manchester United y CSKA de Moscú -en los que sumó dos goles- ilusionaba a la grada del Philips Stadium. Sin embargo, poco después de ese fantástico encuentro frente al conjunto ruso llegó una primera noticia devastadora. Su madre falleció “de forma repentina”, tal y como decía el comunicado que el club holandés emitió en su página web.

La muerte de su madre se produjo el cinco de octubre, y el club permitió que viajase a Bélgica para estar al lado de su padre, que arrastraba un cáncer que empeoraba cada vez más. La segunda trágica noticia se produjo a finales de noviembre, cuando seis semanas después de la muerte de su madre se anunció también la muerte de su padre. La situación que ha tenido que vivir el futbolista en la segunda mitad de 2015 ha sido durísima y eso ha cortado de raíz con el excelente momento deportivo que vivía.

La vuelta a la normalidad

Será casi imposible para Maxime Lestienne volver a tener la cabeza despejada para concentrarse en el fútbol a corto plazo, pero Cocu está empezando a utilizarle en los últimos partidos. Ya tuvo algunos minutos contra el Atlético de Madrid en el partido de ida, y aunque no está previsto verle en el once titular del Vicente Calderón, el preparador holandés le espera con los brazos abiertos. Un extremo dinámico, vertical, con regate y buen golpeo a puerta, que ahora deberá de superar este complicado trauma personal para confirmar lo que sin duda apuntaba: ser un futbolista con potencial para acabar jugando en una liga de primerísimo nivel de forma regular.