SPORTYOU

Archivo
6 de julio de 2020 6/07/20

Opinión

Opinión

Mariano, el síndrome del fichaje frustrado


  • 30 de agosto
    de 2018
  • Paco Navacerrada

La vida está llena de decepciones. Una muy común en el mundo del fútbol es cuando te interesas por un jugador, negocias por él, parece que todo va a llegar a buen puerto y, en el último instante, te lo levantan y se te queda cara de tonto. Este verano hemos asistido a un par de fichajes cuyas circunstancias se han parecido bastante a lo descrito.

No dudo que el Sevilla se sienta molesto. Mariano Díaz, hasta hace un rato jugador del Olympique de Lyon, parecía tenerlo hecho con el club sevillista. 40 millones de euros y el futbolista de origen dominicano jugaría de blanco en el Sánchez Pizjuán. La verdad es que Mariano era un buen fichaje para el Sevilla: producto nacional, goleador y jugador honrado en el campo. Felicísimos estaban en el Sánchez Pizjuán. Pero olvidaban un pequeño detalle.

En la negociación de la temporada pasada entre el Real Madrid y el Lyon, se incluyó una cláusula mediante la cual el conjunto español tendría un derecho de tanteo si un equipo se interesaba por Mariano. Mientras no hubo ofertas, el Madrid no podía ejercer ese derecho; en cuanto sí las ha habido, el Madrid ya podía ejercerlo.

No sé si Mariano será determinante en el Real Madrid. En donde ya no lo será es en el Sevilla. Y si con determinante quiero decir presionar, no dar un balón por perdido, luchar hasta el último minuto y dejarse en el campo hasta la última gota de sudor, entonces, estoy seguro, Mariano será determinante en el Real Madrid. El dominicano tiene el gol como único pensamiento. Va bien de cabeza, balón que se pasea por el área lo remata, presiona al portero y a sus defensas como si no hubiese un mañana. Y a poco que le vayan bien las cosas, se hartará a meter goles. Porque el Madrid, no lo olvidemos, crea muchísimas ocasiones de gol. Esta sábado, contra el Leganés, ya lo podremos comprobar.

Lo que hemos podido comprobar también en estos días es la inquina y el odio a todo lo que rodea al Real Madrid. Que se sepa, el Madrid no ha cometido ni una sola ilegalidad en la contratación de Mariano, pero desde el antimadridismo se ha querido vender lo contrario. El Madrid no le ha robado a Mariano al Sevilla. El jugador no había firmado nada con el club andaluz, por lo que la operación es del todo ajustada a derecho y legal. El Sevilla debería mirar hacia otro lado, hacia el lado en el que hacen con él lo que quieren, el lado en el que les obligan a jugar a partido único la Supercopa de España, el lado en el que les obligan a jugar esa competición fuera de nuestro país. Hacia ahí es donde debería mirar el Sevilla y olvidar su fijación con el Madrid. Mariano no ha traicionado a nadie. Simplemente se ha dejado llevar por su corazón. Ya lo dijo una vez: “Al Madrid no se le puede decir que no”. Y así ha sido.

Y las que son inaceptables son las críticas que llegan desde el antimadridismo culé. Críticas feroces insinuando que el Madrid le ha hecho una faena al Sevilla. Ahí está la hemeroteca, pero para muestra dos botones: el fichaje de Malcom, este mismo verano, cuando ya iba a viajar a Roma para ser presentado por el equipo romano, se le bajó de ese avión y tomó otro hacia Barcelona; el fichaje de Rivaldo, unas horas antes del cierre del mercado, sin un mínimo margen de maniobra al Deportivo para paliar esa pérdida.

Por lo demás, todo es normalidad. No sé qué pasará de aquí a mañana por la noche, pero puede haber más novedades. El Madrid ya tiene su delantero. Además, es líder y sus sensaciones son buenas y muy mejorables. En cuanto Julen Lopetegui pula unos cuantos defectos el Madrid será un equipo temible, mucho más de lo que ya lo es.

Temas relacionados: , , ,
Volver arriba