SPORTYOU

Archivo
7 de diciembre de 2019 7/12/19

Serie A

La Lazio que ha rechazado Marcelo Bielsa

Marcelo Bielsa deja tirada a la Lazio

La renuncia del argentino tan sólo dos días después de llegar al cargo supone una nueva decepción para la afición laziale, que desde comienzos de la década del 2000 no levanta cabeza


8 de julio de 2016 David de la Peña - Sportyou

El fútbol italiano nunca deja de sorprendernos, y tan sólo dos días después de la oficialización de su llegada, Marcelo Bielsa ha renunciado entrenar a la Lazio. Sin duda, una de las noticias más sorprendentes de lo que llevamos de verano, y aunque ha habido diversas especulaciones sobre los motivos de la rotura, habrá que esperar a que alguna de las partes se pronuncie al respecto. La afición del equipo capitalino vive una nueva decepción, que desde principios de siglo sólo ha tenido una verdadera alegría.

La quiebra de la empresa agroalimentaria Cirio, en el año 2002, supuso el punto y final de la etapa más gloriosa de la Lazio. Sergio Cragnotti, dueño de la multinacional, se hizo con el control del club romano en 1992, y su aterrizaje provocó el pistoletazo de salida a un gasto que situó al equipo en la élite del fútbol italiano, en una época en el que el calcio era el campeonato dominante en Europa.

Juan Sebastián Verón, Pavel Nedved, Christian Vieri, Marcelo Salas, Claudio López, Sinisa Mihajlovic… La inversión para convencer a futbolistas de primera fila fue ingente, y la quiebra de la empresa que estaba detrás de la inyección económica y el posterior encarcelamiento de Cragnotti por fraude provocó la venta masiva de esas estrellas y una situación que podría haber llevado al club a la quiebra.

Era el año 2004 y Claudio Lotito, actual presidente del equipo, consiguió cerrar un acuerdo para extender el pago de la deuda contraída, de forma que el club acabó salvándose de una refundación por la que ya pasaron otros equipos del fútbol italiano en la misma época. Con Lotito en la presidencia e Igli Tare -exjugador del club que tomó los mandos de la dirección deportiva en 2008-, la Lazio ha encontrado un periodo de cierta estabilidad en términos económicos -con un gasto en fichajes y sueldos mucho más controlado- pero bastante irregularidad a nivel de resultados.

Desde 2004, el equipo capitalino ha conseguido dos terceros puestos -2007 y 2014, sus mejores posiciones en liga- y sin duda el gran éxito se produjo en mayo de 2013 cuando, gracias a un tanto de Lulic, la Lazio le ganó la Copa de Italia a la Roma, su gran rival. Una gran alegría, pero un bagaje pobre si tenemos en cuenta el estatus que el club había alcanzado en la década de los 90 y comienzos del 2000 -cierto que gracias a la burbuja Cragnotti-, pero éxitos en forma de Scudetto y Recopa de Europa que los tifosi a día de hoy ven como algo realmente lejano.

Con Bielsa, la Lazio no garantizaba títulos, pero sí un estilo concreto. Exitoso o no en cuanto a resultados dependería de un buen mercado de fichajes y poder mantener futbolistas que, según muchas informaciones, tienen sus días contados en la capital –Candreva, Keita Baldé o Felipe Anderson-, pero sin duda el equipo no dejaría indiferente a nadie: las marcas al hombre o algunos conceptos ofensivos marcan una forma de jugar que suele enganchar a sus aficiones. Simone Inzaghi -que ya estuvo a cargo del club a final del curso pasado- se sentará en el banquillo, y será el encargado de despertar de su letargo a un equipo que además tendrá que recuperarse del “caso Bielsa”.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba